¿Quién se está cargando el clima?

Intermón Oxfam compite con el ejercito verde de Al Gore con la campaña ‘¿Quién se está cargando el clima?’, que llama a luchar contra el Cambio Climático y que recorrerá 44 ciudades españolas para invitar a los ciudadanos a “aportar su mensaje” sobre los efectos del calentamiento global en los países más pobres.
En esta oportunidad en Valencia ha hecho sentir su voz a traves de una campaña en la que más de 400 personas han participado este sábado.

Según a informado la responsable de Intermón, Ana Claver, el pintor valenciano Eduardo Bermejo ha plasmado en un lienzo de seis metros de longitud “los daños del cambio climático”.

El artista ha recreado, en tonos rojos y amarillos, todo lo que “muchas veces no cuidamos como deberíamos”, y, como figura central de la pintura, Bermejo ha retratado a una mujer llorando que “representa la lluvia ácida”.

Electrodomésticos, edificios, y un “sol dramático del Guernica”, completan el lienzo de seis metros, cuyo mensaje es que “tenemos que parar” el cambio climático.

La ONG ha reclamado al Gobierno que presione en las negociaciones internacionales para que “las necesidades de las personas más pobres del mundo tengan prioridad en los acuerdos sobre cambio climático”, ya que son los países pobres “los que están sufriendo injustamente las consecuencias del cambio climático causado por los países ricos”.

Intermón también ha demandado al Gobierno que reduzca sus emisiones contaminantes “urgente y drásticamente”, así como que facilite “los fondos necesarios para que los más pobres puedan adaptarse al cambio climático”.

Según la ONG, el calentamiento global, “causado por los países ricos”, supone “pérdida de productividad agrícola, sequías, inundaciones o extensión de enfermedades” en los países pobres, por lo que es necesario establecer “políticas y medidas lideradas por los países desarrollados”.

Intermón ha informado de que la emisión de CO2 por ciudadano en Estados Unidos fue de 20,14 toneladas, en Reino Unido 9,55 toneladas y 9,60 en España, frente a las 0,06 toneladas emitidas en Etiopía, país que sufre “intensamente” las consecuencias del cambio climático en forma de sequías.