14 acciones que puedo hacer YO para una vida más responsable y sustentable

14

A través de nuestra labor diaria de asesoría en temas de ecologia, sustentabilidad y medio ambiente, nos dimos a la tarea, de sugerir 14 tips que consideramos en nuestra experiencia, pueden ayudar a construir una sociedad más responsable y sustentable.

Se trata de recomendaciones sencillas que cualquier persona pudiera ejecutar. No se trata de un decálogo mandatorio, sino un listado de sugerencias a tomar en cuenta en nuestro diario acontecer.

Sin más preámbulo, nuestras sugerencias de 10 Acciones para un año más responsable y sustentable:

1.- Contamina menos. El cambio climático es el problema mas grave de la humanidad, nadie lo duda. Los últimos informes del IPCC , subrayan con una certeza del 95% que los humanos son responsables del calentamiento global de la tierra de las últimas décadas, que las temperaturas globales aumentarán y que ya se han notado evidencias en todos los continentes.

2.- Adáptate al cambio climático. Además de reducir las emisiones piensa en como puedes empezar a adaptarte. No solo como parte de una organización, sino que el ámbito personal puedes empezar a realizar acciones concretas para prevenir los efectos que se van producir dentro de unos pocos años.

3.- Opta por los productos locales. La huella del transporte es cada vez mayor. Los productos que comemos que utilizamos llegan desde cada vez más lejos. Esto es caro e insostenible ya que se emiten muchos gases de efectos invernadero y permite que utilicemos productos que en muchas ocasiones se producen de una forma muy barata sin que se paguen los costes laborales o sociales. Es más sostenible comprar productos locales en ferias o mercados.

4.- Consume menos recursos. Decrecimiento, se hablaba de hacer más por menos, pero ahora se trata de decrecer, palabra que odian los economistas pero que puede ser una de las claves para el futuro sostenible.

5.- Recicla. Subir las tasas de reciclaje es un desafío constante. Además de corrientes inmensas de residuos que acaban donde no deben como los plásticos en el mar o los residuos electrónicos en países en vías de desarrollo. Se botan a la basura millones y millones de toneladas de elementos que sería muy interesante reciclar. Esto es caro. Se dice que las minas del futuro serán los actuales vertederos. Además al no reciclar se originan importantes impactos ambientales.

6.- Consume menos agua. El agua también es un recurso escaso que estamos extrayendo, sin respetar el ciclo hidrológico ni los caudales que sería necesario mantener para un correcto funcionamiento de los ecosistemas. Es necesaria una adecuada gestión de la demanda basada en el ahorro y en la conservación de la calidad del recurso.

7.- Conserva la biodiversidad. Muchos de los bienes y servicios que tenemos como sociedad son consecuencia de la existencia de una biodiversidad de especies y sus interacciones con el medio ambiente. Entre los bienes que obtenemos directamente de la biodiversidad están los alimentos, madera, fibras, etc. Además de los “servicios ambientales”, que ayudan a sostener las necesidades de la sociedad humana como la purificación del aire y agua, la mitigación de las sequías e inundaciones, la generación y conservación de los suelos, la descomposición de los desechos, la polinización de los cultivos y de la vegetación natural, la dispersión de semillas, el reciclaje y movimiento de nutrimentos, el control de las plagas, la protección de las costas ante la erosión del oleaje, la estabilización parcial del clima y el amortiguamiento de los climas extremos y sus impactos.

8.- Utiliza menos tóxicos. Existen miles de tóxicos en nuestra vida diaria que nos afectan como especie. En la alimentación, en el medio, en el aire, agua, en los productos químicos diarios, en los pesticidas, y un largo etcétera.

9.- Consume y -si puedes- produce energías renovables. Autoabastecimiento y energía distribuida son una de las claves del futuro. Así como la eficiencia y la gestión de la demanda. Cuanto menos energía consumas mejor y cuando mas autosuficiente seas mejor.

10.- Innova, inventa, mejora tus procesos. Desde hace unos años la ciencia y los ciudadanos colaboran mediante lo que se denomina Inteligencia colectiva. La sociedad, las empresas deben de ser cada vez más innovadoras para ser capaz de enfrentarse a los retos que platea la sostenibilidad. Los ciudadanos con su inteligencia y capacidad pueden ser capaces de encontrar esas soluciones para aplicar.

11.-Responsabilízate de tus acciones. Cada vez más las empresas y administraciones deberán responsabilizarse de sus acciones, rendir cuentas de éstas y asumir las consecuencias de las mismas frente a los grupos de interés incluyendo el dialogo y el compromiso con ellos. El proceso es imparable, muchos temas que hasta ahora eran voluntarios serán obligatorios y muchos que no existían empezaran a ser voluntarios. Ha pasado con la calidad del aire, del agua, suelos, etc.. La sociedad es cada vez más exigente y las empresas y administraciones deben estar a la altura.

12.- Decide basándote en la ciencia. La ciencia está ahí para informarnos de lo que sucede y muchas de las decisiones que afectan al medio ambiente y la sostenibilidad: los informes sobre cambio climático realizados por la comunidad científica internacional son una prueba de ello y las decisiones políticas deberían basarse en estas evidencias.

13.- Participa en las decisiones. Karl Polanyi, en sus obras ya señaló en su obra “la gran transformación” que había que evitar que las decisiones económicas se tomaran desde una base puramente técnica. Hoy después de las graves crisis que hemos sufrido cada vez más evidente la importancia de la participación pública en la toma de decisiones, sobre todo en las que nos afectan a todos. En su reciente traducción de su libro “Los limites del mercado“, señala además la distorsión democrática generada por una economía de mercado desregulada y las consecuencias del capitalismo sobre el medio ambiente.

14.- Evalúa tus políticas y comportamientos. Para cerrar el ciclo de las acciones es imprescindible evaluarse y no suele ser buena idea el autoevaluarse, en muchas ocasiones se es demasiado benévolo. Se deben evaluar las políticas públicas, los proyectos, pero también las de las empresas privadas que tienen sus impactos sobre toda la sociedad. Esta evaluación debe ser independiente. No se puede ser juez y parte.

Hay un tema que es transversal en estas ideas y tiene que ver con la medición de lo que hacemos, LO QUE NO SE MIDE NO SE PUEDE MEJORAR, esto se debe aplicar a los gestos y las realizaciones que hagamos por la sostenibilidad. Son necesario sistemas de indicadores adaptados a la realidad, para saber dónde estamos, conocer de donde venimos para poder tener claro hacia donde queremos ir. Los indicadores de bienestar o de felicidad son una de las claves para medir el progreso social.

En definitiva, supondrá pasar de las palabras a la acción, con objetivos, planes y metas concretos, con implicación directa de administraciones, empresas y ciudadanos, cada una a su nivel, con el cumplimiento escrupuloso de la legislación pero avanzando incluso más allá en los objetivos de sostenibilidad, pensando en los objetivos del milenio,y con la idea final de que todo este proceso será para garantizar el bienestar y la calidad de vida de una forma duradera en el tiempo.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?