4 poderosas estrategias para recordar TODO lo que aprendes

0001estudiando

El conocimiento y el deseo de aprender es una característica intrínseca de quienes intentamos vivir verde, y es que para vivir en equilibrio con el medio ambiente hay que saber, hay que aprender. En el libro Make It Stick escrito por Peter Brown, Henry Roediger y Mark McDaniel se enumeran los últimos hallazgos de la neurociencia para ayudarnos a aprender mejor.

La memoria es una cualidad misteriosa. Por mucho tiempo se creyó que era una suerte de archivo adonde se almacenaba si no todo lo que vivimos sí una parte de ello, eso que justamente es memorable por significativo, aunque muchas veces azaroso. Y esa, de hecho, es una contrariedad, pues a veces quisiéramos que la memoria no fuera tan caprichosa y obedeciera un poco más a nuestra voluntad, que recordáramos aquello que de verdad queremos recordar y quizá menos aquello que se encuentra en nuestra mente y a lo cual no le encontramos mayor utilidad.

Con todo, sí hay formas de reconducir dicha capacidad y enfocarla hacia aquello que necesitas recordar.

A continuación te compartimos 4 recomendaciones para reforzar dicha voluntad sobre tu memoria y, quizá, poder recordar todo lo que aprendes o buscas volver memorable.

 

Oblígate a recordar

Sí, puede ser que esto suene poco atractivo, pero si quieres recordar algo, eso no va a suceder mágicamente: tienes que hacer un esfuerzo al respecto. Empieza por hacer consciente que hay algo que estás aprendiendo y que quieres recordar.

 

Si parece fácil, ¡cuidado!

Tal vez ye haya pasado que estudias o lees y de pronto todo parece muy fácil. Hacer eso puede ser una forma de subestimar lo que estás aprendiendo y, por eso mismo, perderá importancia para tu memoria.

 

Relaciona

Establecer vínculos entre lo que ya sabes y lo que estás aprendiendo es una de las estrategias más efectivas para fijar algo en la memoria. El funcionamiento de una autoclave (e incluso su nombre) puede ser más asequible si, por ejemplo, la asocias con una olla exprés común y corriente; igualmente un concepto teórico complejo puede ser más sencillo de aprender si encuentras la expresión cotidiana en donde ocurre.

 

Reflexiona siempre

De acuerdo con un estudio realizado por la Harvard Business School, un período de al menos 15 minutos al final del día para reflexionar sobre lo hecho en el trabajo mejora el rendimiento de un empleado hasta en un 23%. Francesca Gino, una de las responsables del estudio, asegura que “cuando la gente tiene la oportunidad de reflexionar experimentan un boost en su propia eficacia: se sienten más confiados de que pueden conseguir cosas y, como resultado de esto, se esfuerzan más en lo que hacen y aprenden”. Como publicamos hace poco, reconocer tus progresos es una de las mejores formas de incorporar a tu vida aquello que aprendes.









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.