Acusan a la UE de ceder al “chantaje automovilístico”

Greenpeace y Ecologistas en Acción acusaron hoy a la Unión Europea de ceder ante la “presión” y el “chantaje” de la industria automovilística, en un momento en el que gobiernos de todo el mundo negocian en Poznan (Polonia) un nuevo acuerdo frente al cambio climático.

Después de que los 27 países miembros, el Parlamento y la Comisión Europea cerraran anoche un principio de acuerdo por el que los fabricantes de automóviles podrán retrasar hasta 2015 los objetivos de reducción de emisiones, Greenpeace alerta de que “existe el riesgo de que ocurra lo mismo dentro de unos días con el ‘paquete climático'” con el que la Unión tendrá que reducir sus emisiones.

Para esta ONG, el acuerdo alcanzado anoche (que “sufre una importante pérdida de ambición”) ha sido “dictado por la misma industria automovilística”.

Según recuerda Greenpeace, el objetivo propuesto por la Comisión Europea de 130 gramos por kilómetro de CO2 ha sido retrasado tres años hasta 2015, lo que permite a los fabricantes “seguir produciendo vehículos altamente derrochadores por lo menos hasta la próxima década”.

Para Ecologistas en Acción, las medidas acordadas suponen “una clara cesión al chantaje de la industria del automóvil”, y alerta de que “deslegitiman a la Unión Europea en su intento por reducir las emisiones de CO2 procedentes del transporte”.

“Una vez más, la UE se pone del lado de la industria y en contra del medio ambiente y de su ciudadanía”, subraya esta ONG.