Aprovechamiento de la energía geotérmica

Geothermal_Energy_503146215_49886d8d8b

Hoy la elevación en los precios de los hidrocarburos y la demanda cada vez mayor de energía en el mundo han obligado a muchos países a buscar energías alternativas, para así cubrir sus necesidades energéticas. Es así que, además de intensificar la utilización de sus recursos hídricos hasta nucleares, diversos países han encarado seriamente la investigación con miras al aprovechamiento de la energía encerrada en otras fuentes. En realidad, lo que hoy se ha dado en llamar “nuevas fuentes de energía”, son posiblemente las más viejas conocidas por el hombre. Desde el aprovechamiento del calor del sol (energía solar), hasta la utilización del viento (energía eólica), pasando por las fuentes termales que en la época del Imperio Romano eran bien conocidas, el ser humano ha utilizado en distintas formas la energía contenida en estas fuentes. La denominación de “energías alternativas” se refiere específicamente a su aprovechamiento como generador de energía eléctrica en una forma limpia, sin que por eso se deje de lado los otros tipos de utilización.

De las distintas formas no tradicionales de obtener energía eléctrica, la “energía geotérmica” es, sin duda, la que hasta el momento brinda grandes posibilidades de aprovechamiento. Su principio se basa en la utilización del calor proveniente del interior de la Tierra para la obtención de vapor, con el que se puede poner en funcionamiento turbinas generadoras de corriente eléctrica.

Los fluidos provenientes de los yacimientos geotérmicos permiten diversos usos, el más importante, como se dijo anteriormente, es la generación de energía eléctrica. Su aplicación se basa en el mismo principio de las usinas térmicas convencionales. Como es sabido, en estas usinas se genera electricidad accionando los generadores por medio de vapor producido en calderas, en las que se quema distintos tipos de combustibles, como carbón, gas, diesel oíl, petróleo crudo, etc. En el caso de las usinas geotermoeléctricas, el vapor es suministrado por la Tierra.

Si bien la principal aplicación de la geotermia es la producción de electricidad, existen otras formas de aprovechamiento que, a nivel informativo, podemos citar:

a) Calefacción de edificios: el agua caliente o el vapor producidos en un yacimiento geotérmico puede ser utilizado para la calefacción de edificios. El único inconveniente está en que los centros de aprovechamiento deben estar ubicados en las vecindades o cercanías de las zonas de producción.

b) Usos agrícolas e industriales: en zonas de clima frígido se puede utilizar los fluidos endógenos para atemperar los invernaderos, donde se cultiva hortalizas y otros productos. Como comentario, Islandia es el ejemplo más interesante, donde la mayor parte de los recursos geotérmicos se utiliza para la calefacción de edificios y usos agrícolas, a tal punto que esa isla, situada a una latitud norte de 65º, obtiene algunos productos agrícolas que le permiten un virtual autoabastecimiento. También desde el punto de vista industrial, los recursos geotérmicos son utilizados para secaderos de frutas, granos, lavaderos de lana, etc.

c) Potabilidad del agua: con el vapor proveniente del subsuelo se puede producir la destilación de aguas salobres tornándolas potables.

d) Balneoterapia: son bien conocidas las propiedades terapéuticas de algunas aguas termales, por lo que no es necesario abundar en detalles sobre este tipo de utilización.

Por: Edgar Ruiz Bonilla