Así serán los aviones del futuro

0001avionfuturod

Los vuelos comerciales en clase turista no destacan por ser demasiado confortables, con lo que cada vez aparecen más proyectos que pretenden mejorar este aspecto. El Confidencial ha recopilado las ideas más interesantes —y, a veces, extravagantes— que podrían revolucionar los aviones de pasajeros en el futuro.

 

Megapantallas para entretener a los pasajeros

 
0001avionfuturo
 

La empresa francesa Thales ofrece el concepto Digital Sky, unas pantallas táctiles con un mínimo de 21 pulgadas que ampliarían las opciones de entretenimiento durante el vuelo. Estos dispositivos se colocarían en el respaldo de los asientos delanteros y permitirían ver películas, series y detalles sobre el trayecto, además de jugar o navegar por Internet.

 

Ver el cielo sobre el avión

 

0001aviacionf

 

Los desarrolladores de la compañía Boeing pretenden proyectar imágenes del cielo en el techo de la aeronave para aliviar la sensación de claustrofobia que sufren algunos pasajeros cuando viajan. Durante las horas nocturnas, las estrellas ayudarían a conciliar el sueño.

Asimismo, esta tecnología permitiría mostrar información sobre algunos de los lugares de interés del lugar de destino.

 

Reposabrazos-origami

 

0001avionfuturoi

 

Soarigami pondría fin a la ‘guerra silenciosa’ que libran los pasajeros por dominar el reposabrazos que comparten en un avión. Se trata de una pieza basada en el antiguo arte del origami —la papiroflexia japonesa—, que se dobla y se monta para crear una barrera con dos espacios contiguos, de tal manera que cada viajero puede apoyar su brazo sin molestar a su vecino.

Después de utilizarse, Soarigami se recoge y se guarda en una bolsa.

 

De clase ‘business’ a clase económica: asientos convertibles

 

0001avionftrs7

 

Otra idea que podría aplicarse en la aviación civil es la instalación de asientos Butterfly, diseñados por Paperclip Design Limited. Estas butacas se plegarían y desplegarían y, en cuestión de segundos, convertirían una plaza de la aeronave en ‘business’ o económica —en función del billete que haya adquirido el pasajero— para aprovechar mejor el espacio.