Avión que vuela con energía solar hecho en España

El Instituto Tecnológico y de Energías Renovables de Tenerife (ITER) trabaja en el desarrollo de un avión solar para realizar observaciones científicas de la superficie terrestre o para prevenir o hacer el seguimiento de grandes incendios. De momento, no llevará tripulación ni pasajeros.

El avión es autónomo y puede permanecer mucho tiempo en el aire. Esto le permite ser utilizado como plataforma científica para observaciones terrestres, como observatorio permanente de la atmósfera y la superficie terrestre, sistema de comunicación de emergencia en caso de catástrofe, herramienta para el seguimiento científico de aves migratorias, la prevención de incendios o para mejorar la calidad y abaratar los costes de los sistemas de observación por satélite.

Para ello, el aparato está dotado de cámaras fotográficas, un sistema GPS y un procesador que permite que el vuelo se realice de manera automática siguiendo unas coordenadas previamente programadas, salvo en el aterrizaje, momento en el que el avión es controlado de manera manual por medio de un puesto de control.

La energía solar es la encargada de alimentar esta aeronave, cuyas alas están cubiertas de células solares que producen electricidad, almacenada en baterías de litio, de gran capacidad y poco peso. El avión tiene una carga útil de 10 kilos, limitación que ha obligado a los investigadores que trabajan en su diseño a crear equipos ligeros y «miniaturizados».

El ITER construye un avión solar para la investigación