California marca un récord de empleos en energía solar

0001solarjons

Si la pregunta es si hay trabajo en California, la pregunta es que sí, en cantidad, y especialmente en un sector como el de la energía solar. Lo dicen los datos del censo estatal sobre empleos en el sector que ha visto hoy la luz, y que constituyen un nuevo récord, con 20.000 nuevos puestos de trabajo en 2015.

El dato significa que California está creando más de la mitad de los empleos a nivel nacional en ese sector, con un estimado que gira en torno a los 75.000 al final del año. Los números van de la mano con el aumento de instalaciones de plantas solares en el estado dorado, suficientes como para abastecer a 1,4 millones de nuevos hogares.

Pero no solo es California. El auge de la energía solar es un fenómeno que se está viviendo de costa a costa del país, con 35.000 nuevas posiciones en total y una capacidad que actualmente le está haciendo la competencia al carbón: 27,5 gigawatios, una fuerza equivalente a 54 plantas eléctricas a base de ese combustible fósil.

La energía solar es un punto brillante en la economía californiana, generando empleados y desarrollo económico en cada esquina del estado. Mientras en otros campos se está destruyendo empleo, en cuestiones de energías renovables se están batiendo récords.

Los datos indican también que desde 2012 el número de posiciones creadas en EEUU se ha duplicado, uno de los sueños de Barack Obama desde el inicio de su mandato en su intento de combatir el cambio climático.

El buen clima, con una larga temporada de sequía en lugares como California y Nevada, han ayudado a la proliferación de plantas solares. En el desierto de Mojave existen nueve actualmente, incluyendo la más potente del país y de gran parte del mundo, la Ivanpah, situada a 64 kilómetros al sur de Las Vegas.

Aunque el ritmo de las instalaciones se ha desacelerado en los últimos meses en California, aún se espera que este año la capacidad aumente un 20 por ciento con respecto al año pasado. Sol sigue habiendo en cantidad por estos lares.

Los Angeles Times