Capturar y enterrar el anhídrido carbónico

Hay quienes se preguntan si podrá solucionarse en parte la crisis climática enterrando la causa del problema.

Los partidarios de esa solución dicen que podría contribuir significativamente a reducir las emisiones hacia mediados del siglo. La idea consiste en capturar el anhídrido carbónico que despiden las plantas de energía y luego bombearlo a pozos vacíos de gas o petróleo y dejarlos allí para siempre.

Algunos consideran que esa nueva tecnología costosa y todavía no comprobada representa una distracción del objetivo de la energía renovable. Otros dicen que merece la prueba debido a que la energía barata impulsada a carbón no va a desaparecer pronto. Hay algunos proyectos piloto en curso en países como Holanda y Alemania.