Cómo ahorrar energía con el aire acondicionado

0001acportada

Soportar una temperatura de 30 grados en casa puede ser muy complicado. Para hacernos la vida más llevadera está el genial aire acondicionado, un invento que llegó como aliado del calor. Sin embargo, su uso, como ocurre con todo aparato eléctrico, tiene un coste no sólo económico también medio ambiental.

Para evitar que el coste de tu factura eléctrica se dispare, te presentamos recomendaciones que te ayudarán a utilizar el aire acondicionado de forma eficiente ahorrando energía sin riesgo de quedarte sin respiración por el calor.

Etiqueta energética

Lo primero que debes tener en cuenta es el tipo de aparato de aire acondicionado que más se adapte a tus necesidades. Si lo necesitas solamente para una estancia pequeña, los expertos recomiendan un aire acondicionado portátil.

El aire acondicionado inverter es de bajo consumo. Pero lo que debes hacer siempre antes de decantarte por un modelo u otro es fijarte en su etiqueta energética. Todos los aparatos están obligados a llevar una como esta.

 

0001acenergy

 

Aquí se explica en detalle cómo interpretarla y, si todavía te resulta complicado de entender, no te olvides de preguntar qué etiqueta tiene al dependiente o comercio donde te dirijas.

Limpieza de filtros
 

0001acfilter
 
La limpieza de los filtros debe de realizarse cada pocos meses para, además de mantener el aparato en buen estado, evitar que consuma más. A mayor suciedad, menos rendimiento y mayor consumo. Además, evitarás la acumulación de bacterias.

 

Temperatura entre 23 y 24 grados

Los expertos recomiendan mantener una temperatura constante entre 23 y 24 grados en épocas de calor. Cada vez que modificamos la temperatura del aire bajando un grado, el consumo se incrementa. Lo ideal es mantener una temperatura siempre constante.

Cuando hace calor en el exterior queremos salvaguardarnos en un lugar fresco pero tampoco congelarnos. No vale la pena un resfriado si, además, ello contribuye a subir nuestra factura de la luz a final de mes.

 

Buscar la ubicación adecuada

Si piensas que el lugar donde coloques el aire acondicionado no influye en su consumo estás muy equivocado. Los expertos recomiendan colocar el aparato de aire acondicionado en un lugar donde no reciba directamente la luz del sol para que no tenga que trabajar a más rendimiento para alcanzar la temperatura deseada.

Tampoco es recomendable situarlo en zonas con corrientes, por ejemplo cerca de una puerta, o de fuentes de calor. Y colocarlos donde haya suficiente espacio para que circule el aire.
 

Cierra las ventanas y la estancias

Cerrar las ventanas con el aire acondicionado encendido es algo que, seguro, conoces pero que muchas veces se nos olvida. El simple hecho de dejar una pequeña apertura en una ventana, puede hacer que el consumo se nos dispare a final de mes.
 
Aprovecha los modos de programación

Existen modelos de aire acondicionado que cuentan con un modo de apagado automático una vez que se alcanza la temperatura deseada. Y puede volver a activarse solo cuando ésta sube.

Sácale partido a los diferentes programas (cada aparato tiene el suyo), con modos de ahorro de energía. Una buena opción es programarlo durante una hora antes de irse a dormir, (nunca te vayas a la cama con él encendido), o bien ponerlo en modo ventilador, en caso de que lo tenga.
 
Combínalo con el ventilador

El ventilador es una alternativa al aire acondicionado, aunque su efectividad y usos son diferentes. En el caso del ventilador, nos sirve para refrigerar una estancia reducida y ahorrar hasta un 90%. Pero si el calor es excesivo no será suficiente para refrigerar la habitación, así que puedes combinar el aire acondicionado a una temperatura suave con el ventilador.

Estos son nuestros pequeños trucos para ayudarte a ahorrar en el consumo de aire acondicionado. ¿Conoces alguno más?

 









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.