¿Cómo estar más relajada y feliz? A pesar de la cuarentena

En marzo de 2020 mientras todas las naciones se encontraban frente a un caos devastador, el mundo olvidó un evento que se conmemora desde 2013, nos referimos al 20 de marzo, Día Internacional de la Felicidad, calendarizado por las implicaciones que la felicidad desempeña en la vida de las personas.

Desde entonces se ha valorado la felicidad como aspiración universal del ser humano. Por esas razones y porque esta es la encargada de generar neurotransmisores cerebrales, para el beneficio de todo el organismo. Es así que es fundamental considerar a la felicidad como un elemento necesario para el cuidado de la salud en estos momentos tan delicados que la población mundial está viviendo.  

Para poder mantenerte relajada, es importante aplicar técnicas que puedan asegurar la disminución de los efectos que la cuarentena podría estar desencadenando en las personas. Es importante considerarlas como parte de tus actividades diarias, y como parte entonces de los  factores protectores necesarios en esta contingencia.

A continuación, mencionaremos algunas de las técnicas que te permitirán mantener un estado de calma y con ello encontrar así formas para asegurar tu felicidad.

El objetivo de las técnicas de relajación son los siguientes: 

  • Es importante que mantengas sano el latir de tu corazón, la respiración ayudará a controlar el ritmo de tu corazón. 
  • Utilizar la respiración como eje de tu control, controlarla ayudará a mantenerte tranquila.
  • A través de las técnicas de relajación tu alimentación se regulará y esto permitirá mantenerte saludable.
  • El cuerpo es el eje de tu andar, es tu centro, recuerda que ser consciente de tus sensaciones te ayudará a evitar la tensión y el dolor crónico.
  • El pensamiento debe analizarse, es importante mantener tu concentración y claridad.
  • Recuerda que es importante mantener el cuidado de tu sueño, si tienes un descanso adecuado, te sentirás mucho mejor a pesar de las dificultades.
  • Disminución de la ira y la frustración. Conoce y comprende tus emociones, recuerda que en un momento como en el que nos encontramos reconocer y trabajar las emociones hará la diferencia y evitará que salgas de control. 

Es importante que consideres las siguientes técnicas de relajación que te ayudarán en el cumplimiento de tus objetivos, estar relajada y feliz es posible.

Cuando las personas se encuentran en momentos de estrés complicado, por ejemplo un divorcio, una pérdida de empleo, un cambio de domicilio o bien una situación de encierro como lo son estos momentos de sana distancia, muchos de ellos llegan con sintomatología ansiosa y síntomas también de depresión, desde leve hasta grave. Generalmente podemos observar en ellos una gran cantidad de ideas que no los dejan en paz, ideas tales como: “Me voy a contagiar, qué voy a hacer”, ”Me siento solo, no puedo más con esto, soy un inútil que no puede aguantar unos días así”, “Mis papás, nos odian a mi y a mis hermanos, no toman las medidas que recomiendan, ¡los odio!”.

Este tipo de situaciones y /o pensamientos, generan temor, ansiedad, angustia, miedo y otros tantos sentimientos que pueden experimentarse. Sin embargo, ante esta situación podemos recurrir a técnicas autógenas, mejor conocidas como técnicas interiores, utilizando la recreación de eventos, situaciones, lugares o personas significativas y de calma buscando con ello la obtención de bienestar. En otras palabras, utilizamos imágenes visuales para disminuir el estrés.

En esta técnica se pide a los pacientes que recreen en la mente a través de la repetición de palabras o recomendaciones en la cabeza una idea y se pide que detalle los elementos que hacen de esa idea, una idea de bienestar, puede ser por ejemplo los detalles de un bosque, la tranquilidad del viento, el pasto sobre los pies, los hijos jugando sonriendo, el cantar de las aves.

Siempre en contacto con aquello que sea significativo para el paciente, un entorno tranquilo, un lugar, un espacio, un momento de la vida. Ayudado siempre de una respiración relajada y controlada en disminuir la frecuencia cardiaca y disminuir al mismo tiempo las sensaciones físicas, manteniendo un nivel significativo de relajación.

Para otro grupo de pacientes, la imaginación no resulta tan funcional, en esos casos utilizamos otras técnicas más centradas en el presente y en lo corporal. Por ejemplo, para este tipo de pacientes es recomendable poder utilizar la técnica de ‘Relajación Muscular Progresiva’ que consiste en identificar en tu propio cuerpo las tensiones que estás teniendo de manera no consciente. Se utiliza la comparación entre tensión y distensión. Los pacientes se centran en tensar un grupo muscular, por ejemplo, se puede pedir al paciente que tense los músculos de los hombros, subiéndolos lo más que pueda hacia sus orejas, para después dejarlos caer relajándolos lo más posible. Este tipo de técnicas ayuda a reconocer los grupos musculares que están en tensión, a fijar el presente, el aquí y el ahora, reconociendo las sensaciones corporales.

Así mismo para poder mantenerte relajado y feliz, puedes utilizar algunos otros elementos como el ejercicio o  la meditación. Una persona puede mantenerse relajada si aprende a controlar sus emociones, algo que en terapia puedes aprender.

Por: Psic. Ánge García-Juárez


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?