Cómo saber si tienes la testosterona demasiado baja y cómo se trata

0001testerona3

La testosterona, hormona que en los hombres es producida en los testículos, define características típicamente masculinas, como la gravedad de la voz, el vello facial, la musculatura y la capacidad sexual.

Todos los hombres necesitan tener testosterona para poder tener una vida saludable física y psicológicamente. Pero el nivel de esta hormona disminuye naturalmente con la edad, se estima que un 2% al año a partir de los 30-40 años.

Esta disminución gradual no debería causar problemas para la salud pero ciertas enfermedades, tratamientos o lesiones sí pueden provocar niveles hormonales más bajos de lo normal.

La falta de testosterona se llama hipogonadismo y se estima que afecta a 5 hombres de cada 1.000, según datos publicados por el NHS, el sistema británico de salud pública.

¿Cómo saber si el nivel de esta hormona es más bajo de lo normal?

Estos son los principales síntomas, según el NHS:

  • Fatiga y letargo
  • Depresión, ansiedad, irritabilidad
  • Menor deseo sexual, disfunción eréctil o impotencia
  • Menor tolerancia al ejercicio y menor fortaleza
  • Reducción en la frecuencia del afeitado
  • Mayor sudoración y transpiración nocturna
  • Baja concentración o memoria

A largo plazo, el hipogonadismo puede incrementar el riesgo de osteoporosis, una condición que debilita los huesos y los hace más frágiles y proclives a sufrir fracturas.

¿Qué es el hipogonadismo?

El hipogonadismo es una condición médica específica que no forma parte del proceso normal de envejecimiento.

Su aparición tardía está relacionada con la obesidad y la diabetes de tipo 2.

Su diagnóstico puede hacerse con una serie de análisis de sangre para medir la evolución del nivel de testosterona, que puede variar mucho a lo largo de un mismo día.

Si se confirma una deficiencia normalmente el paciente es referido a un especialista endocrino.

¿Qué causa un bajo nivel de testosterona?

La testosterona es una hormona producida en los testículos cuya regulación está a cargo de la glándula pituitaria y el hipotálamo.
Así que cualquier enfermedad que afecte a la glándula pituitaria o al hipotálamo puede causar hipogonadismo.

Esta condición también puede deberse a un problema directo con los testículos, como por ejemplo una cirugía, una lesión, el síndrome de Klinefelter, que es un trastorno genético, o la inflamación, conocida como orquitis.

Las infecciones y las enfermedades hepáticas y renales, así como el abuso del consumo de alcohol, o tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia también pueden resultar en una disminución de los niveles de testosterona.