Consejos para reutilizar el café

cafe-diarioecologia

¡No, por supuesto no se trata de preparar otra taza! Sin embargo antes arrojarlo a la basura existen muchas alternativas prácticas para volver a utilizar el café.

Reciclar el café es un pequeño gesto a favor del medio ambiente que no salvará el planeta, pero que igual que otras tantas actitudes responsables pueden ayudar en la medida que se multipliquen y generalicen.

El café puede utilizarse principalmente como abono añadiéndolo directamente a la tierra o como parte de un compost, y así se ha hecho desde hace cientos de años. Aporta buenos nutrientes naturales y esenciales, tales como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre. Aporta acidez al suelo que agrada especialmente a ciertas plantas como azaleas, camelias, rosales, etc., y al parecer también favorece el crecimiento de las lombrices. También se utiliza como suelo de cultivo de hongos.

Los granos de café también son un efectivo repelente contra insectos y algunas plagas como hormigas y caracoles, e incluso aleja a otros animales especialmente a los gatos a quienes desagrada el olor del café. En esta línea para algunos también repele las pulgas añadiendo un poco de café al baño de los perros.

Igualmente pueden utilizarse de puertas adentro. El café vez seco se utiliza como desodorante de armario y de frigorífico para absorber olores. Una vez seco ya no tiene olor y hasta existen unos secadores específicos de los posos.

Además como abrasivo contra la grasa y limpiador de desagües, aunque la utilización en las cañerías no debe hacerse muy a menudo. Otros usos menos comunes son como relleno de arañazos en muebles de madera oscura (ya que el café mancha), relleno y deflector de polvo.

Los granos de café se utilizan también en el cuidado personal y con los restos se pueden realizar jabones muy efectivos para quitar olores persistentes. Como exfoliante natural puede usarse sobre la piel de la cara y el cuerpo; y como acondicionador sobre cabellos oscuros.

Si ha quedado algún resto de café en la cafetera también puede aprovecharse en la cocina. Para ablandar la carne y añadir un sabor interesante a las comidas, al igual que sea hace con el té. Para preparar biscochos, galletas, brownies, etc.

Sobras de café finalmente pueden utilizarse para hacer manualidades, como tinte para teñir ropa o papel, para pintar directamente o como base de tatuajes temporales caseros con henna.

Las cafeterías que quieran reducir su contribución a los vertederos, y demostrar a los clientes un compromiso en materia medioambiental, pueden encontrar en el reciclaje del café un buen lugar para empezar. En algunos países se desarrollan iniciativas a favor de esta política que cuesta muy poco. La mas conocida, por supuesto la de Starbucks, que ofrece bolsas de dos kilos de restos de café en algunas tiendas.

Y ahora la próxima vez que prepare un café ya sabe que tirar los restos no es la única posibilidad, puede darle una segunda vida al café.

Fuente: http://infusionistas.com


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?