“Convertí los huesos de 200 personas en una vajilla para una cena inolvidable y ahora es un negocio”

0001artistahuesos

Polvo eres y en cerámica te convertirás, podría decirse enmendando el pasaje bíblico. Un artista estadounidense ha decidido buscarle una curiosa utilidad a los huesos humanos y elaborar con ellos vajillas de cocina. Su tentativa está teniendo una gran acogida en el mercado.

Justin Crowe (Nuevo México, EE.UU.) ha explicado que la muerte de su abuelo fue el desencadenante de la decisión de recurrir a los restos humanos como ingrediente para sus piezas artísticas. Según Crowe, esta particular vajilla permite a las “personas normalizar la idea de la muerte en la vida cotidiana”, además de ser una “forma interactiva de mantener viva la memoria de los seres queridos que han muerto”.

El joven artista adquirió huesos en Internet de comerciantes que venden restos humanos a través de médicos y coleccionistas. Una vez acumulados 200 huesos, pertenecientes a 200 personas diferentes el estadounidense puso en práctica sus habilidades en la creación de cerámica. Crowe desarrolló una receta especial con arcilla, sílice, feldespato y, por supuesto, cenizas de huesos humanos. Después de 4 meses de trabajo, el resultado fue un atractivo servicio de cena para 8 personas.

Posteriormente, Crowe empezó a recibir encargos de personas que también deseaban contar con vajillas elaboradas a base de las cenizas de sus seres queridos como “una manera de mantenerlos cerca”. “Convertí los huesos de 200 personas en una vajilla para una cena inolvidable y ahora es un negocio”, admite el artista.