Cururito o anajá como fuente de biodiesel

cururito

Brasil no es solo el mayor productor de biodisel del mundo, sino que tambien es lider mundial en investigación de nuevas plantas para usar como materia prima. Uno de sus investigadores el científico Otoniel Ribeiro Duarte de Embrapa, descubrió el gran potencial oleaginoso de la fruta de la palmera Maximiliana maripa Aublet Drude, conocida como “cururito”, “inayuga”, “shapajilla” o “anajá”.

Esta palmera que se extiende por toda la Amazonía y por la zona tropical de los países suramericanos puede ocupar un lugar de destaque entre los productos utilizados para producir diesel vegetal, como soja, ricino, palma o girasol, gracias a que la concentración de aceite en sus semillas alcanza entre el 62 y el 67 por ciento.

Además de ser útil viable para la producción de biocombustibles, los residuos de las semillas y de los frutos pueden ser usados para la alimentación de aves y porcinos en mezclas con las raciones tradicionales de estos animales.

“Cururito”, nueva fuente de biodiesel