Deforestación causa el 17,5 por ciento de los gases invernadero

Una reciente investigación realizada por la Universidad Nacional de Australia señala que los bosques vírgenes del planeta son los que mejor reciclan el dióxido de carbono que se emite a la atmósfera. El estudio señala que este tipo de reserva natural almacena tres veces más el CO2 de lo estimado y que su captación de gases contaminantes es hasta un 60% más efectiva que los bosques repoblados.

Según informa el diario “El Mundo“, a entender de los científicos responsables de la investigación, nunca se le ha dado la importancia debida a la capacidad recicladora diferencial de los bosques vírgenes, tanto así que ni el Protocolo de Kioto ni el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) hacen distinción entre los bosques repoblados y los vírgenes cuando se refiere a la capacidad de captación del dióxido de carbono.

PRINCIPALES DIFERENCIAS
En el detalle del estudio, de acuerdo con lo señalado por el rotativo español, los investigadores aseguran que este tipo de bosques además de captar mayor cantidad de CO2, tienen la capacidad de almacenarlo durante un período más largo de tiempo en comparación con las zonas que son taladas periódicamente.

HAY QUE PROTEGERLOS
“Los bosques naturales son más resistentes al cambio climático y a las alteraciones que las plantaciones” dice en un pasaje el informe, divulgado en formato PDF. Este lleva el nombre de “El rol de los bosques naturales en el almacenamiento de dióxido de carbono”. Tiene 48 páginas y solo ofrece una versión en inglés.

Brendan Mackey, coautor del estudio, asegura que brindando una mayor protección a los bosques naturales se podrá mantener almacenada una mayor canidad de dióxido de carbono y se detendrá la liberación del gas producido por los bosques que han sido talados.

“Mantener este carbono verde en los bosques naturales es impedir una emisión adicional, que producimos con los combustibles fósiles”, agrega Mackey.

A entender del científico australiano, gran parte del cambio climático que hoy estamos sufriendo se debe al maltrato que sufren los bosques.

Afirma que el CO2 producido a causa de la deforestación alcanza el 17,5% del total de los gases de efecto invernadero que se emiten en la actualidad, cantidad a la que se le debe sumar entre el 5% y el 10% originado por la degradación de los bosques del planeta.

Mackey denuncia que en la mayoría de los países la protección de los bosques vírgenes es mínima, y que en los mejores casos esta solo alcanza el 10%, lo cual incluye la supervisión de parques nacionales.

“Necesitamos resolver cómo almacenar el carbono en bosques naturales fuera de parques nacionales sobre tierras en propiedad (incluidas tierras de indígenas y suelo privado)”, señala el especialista.

Conforme a lo expresado por los científicos, es imprescindible evitar la deforestación de los bosques de eucalipto que existe en la zona sur de Australia, pues estos podrían captar un total de 460 millones de toneladas de CO2 anualmente por los próximos 100 años.

Puede revisarlo en epress.anu.edu.au/green_carbon/pdf/whole_book.pdf