Desarrollo sostenible: ¿Cómo?

1desarrollosostenible-diarieocologia.jpg

Por: Roberto Arias. No es difícil comprender el verdadero espíritu del Desarrollo Sustentable o Sostenible, especialmente cuando logramos comprender que este abarca, literalmente, todo. Aquí hablamos de administrar la conservación de los recursos naturales de la Tierra y concertar o concordar con las teorías y sistemas socio-económicos existentes. Lo difícil es esa concertación o concordancia.

Desarrollo sostenible o sustentable es aquel que puede mantenerse en el tiempo por sí mismo, sin ayuda exterior y sin que se produzca la escasez de los recursos existentes.

El mundo entero está preocupado por la contaminación ambiental planetaria y por el agotamiento de los recursos naturales. Sin embargo es elemental pensar que toda la economía, incluyendo la economía de mercado y el gran capital giran en torno a la explotación desmedida de los recursos naturales. De allí podemos deducir con suma facilidad la verdadera razón por la cual el agotamiento de los recursos naturales y la contaminación están en su verdadera efervescencia.

Todos queremos vivir con más comodidades y equipo tecnológico “de punta”, ganar más dinero para dilapidarlo en consumismo. Se convierte en un sentido recto y otro figurado cuando muchos se preocupan por el medio ambiente, pero son altamente consumistas, ayudando así a la globalización del mercado, precisamente lo que contamina la Tierra y agota sus recursos naturales.

La idea del Desarrollo Sustentable, tiene como fin primordial el equilibrio de la vida humana y la del planeta en las mejores condiciones posibles. Pero la paradoja más grande es que el mismo humano se rebela contra su propia vida y la del planeta, del cual es un recurso natural… también en vías de agotamiento.

El humano moderno es producto de las dos revoluciones industriales. La primera revolución industrial (1850 1970) cambió radicalmente la forma de vida cotidiana de la humanidad y la segunda fase de la revolución industrial involucró avances importantísimos en las industrias química; eléctrica; de acero y petróleo. La llamada “Segunda Revolución Industrial” perfeccionó y fortaleció la tecnología de la Revolución Industrial.

Por ejemplo, se cambió la utilización del hierro por acero; se reemplazó el uso del vapor por la electricidad y el petróleo; se introdujo la automatización de las máquinas; hubo cambios fundamentales en el transporte y en las comunicaciones; se logró la poderosa fusión nuclear; hubo crecientes aplicaciones de la ciencia en la industria y surgieron las nuevas formas de aplicación del capital, de donde nació el capitalismo voraz y la gran industria.

Este avance, examinado desde el punto de vista técnico, es genial para el ser humano. Pero el hombre mismo, a pesar de su inteligencia y de su razonamiento, no logró ver el daño que se hacía a sí mismo y al planeta. Llegó al genocidio global provocando el cambio climático por su codicia y ceguera hacia la conservación de la especie. Existe temor del exterminio de la máxima Creación de Dios sobre la Tierra y… quizás del universo: LA VIDA HUMANA.