Ecológicos hasta en la muerte

0001coiseo

Aun después de la muerte las personas pueden contribuir con la conservación del planeta a través del uso de urnas fúnebres construidas con materiales biodegradables para reintegrar a la naturaleza las cenizas de los seres queridos. Muchas funerarias estan ofreciendo este nuevo concepto de entierros verdes, el cual ha tenido una fuerte acogida en países europeos porque reduce los índices de contaminación que generan los ataúdes tradicionales cuando son depositados en tierra.

Hay varios tipos de urnas y sus materiales son diferentes dependiendo del lugar donde se depositarán: tierra o mar.

Por ejemplo, las que se lanzan al océano están elaboradas con arena de mar para agilizar el proceso de disolución. Las que van al río, con minerales aglutinantes vegetales y las que se entierran están hechas con sustratos de origen orgánico, que se desintegran en la superficie terrestre.

Los que deciden depositar las cenizas de sus seres queridos en tierra pueden usar urnas biodegradables.

Otra idea es la propuesta por Jae Rhim Lee quien creó un traje, de una sola pieza, hecho en base a esporas de hongos que se alimentan de tejido humano. En simple: ayuda a la descomposición de los cuerpos una vez enterrados. Además, impiden la liberación de componentes nocivos para el ambiente, tales como toxinas y metanol.

“Esto ayudará a crear un cambio cultural hacia la aceptación de la muerte y nuestra responsabilidad personal por la sostenibilidad del medio ambiente”, dijo la creadora.

El traje cuesta alrededor de $1.000 dólares y hasta ahora se han pedido 2.700 unidades. Una vez instalado el producto en el ideario de la gente, Coeio, la compañía de Nueva York que lo lanzó, pretende expandirse a las mascotas.