El 908HY el bolido ecológico del futuro de Peugeot

Audi y Peugeot trabajan en unos prototipos de deportivos híbridos con los que piensan demostrar la viabilidad de la combinación de motores de combustión interna y eléctricos. Este es el prototipo híbrido que podría estar disputando el título en LeMans Series durante 2008.

Para conquistar la mítica prueba de duración, Audi y Peugeot trabajan en unos prototipos de deportivos híbridos con los que piensan demostrar la viabilidad de la combinación de motores de
combustión interna y eléctricos para obtener el máximo beneficio entre el ahorro de hidrocarburos y la velocidad pura. Así será el futuro de los bólidos.

En la historia contemporánea de las carreras de resistencia, Audi fue uno de los primeros fabricantes en revolucionar el concepto tradicional de este tipo de competición al pasar de usar las enormes motorizaciones de gasolina, de mayor potencia y aceleraciones, por las turbodiesel TDI (cuyo origen proviene de Volkswagen). Estas máquinas son perfectas para las 24 Horas de Le Mans donde han conseguido imponerse en las tres últimas ediciones, demostrando así que poseen dos ventajas inestimables: la economía de consumo y la confiabilidad a la hora de acelerar a fondo.

Peugeot vio este desarrollo como uno de los primeros pasos en la reinterpretación de este tipo de carreras y siguió el ejemplo con el 908 HDi con el que estuvo a punto de ganar en el mítico trazado de La Sarthe, en junio pasado. Al obtener este buen resultado, el fabricante francés quiso impulsar su ritmo con el 908HY, que es la versión híbrida del bólido y que fue presentada en el circuito de Silverstone (Inglaterra) durante la válida respectiva de las Le Mans Series que se corrió a mediados de septiembre.

Aunque el ganador de esa jornada fue el Audi R10, impresionó el prototipo presentado por Peugeot equipado con un sistema híbrido de recuperación de energía cinética. Con una carrocería gris plata, el 908HY es la anticipación de la que podría ser la próxima arma de Peugeot para las carreras de resistencia, aunque su desarrollo dependerá del futuro reglamento para la categoría en la que competiría (LMP1, Le Mans Prototype 1).

Este modelo recupera una parte de la energía cinética liberada durante las frenadas y que en los autos normales termina disipándose sin utilidad en forma de calor o a criterio personal para facilitar los adelantamientos. Otra forma de utilizarla, sería combinar su uso para reducir el consumo de combustible
entre un 3 y un 5 por ciento. Para poder cumplir con este propósito el sistema cuenta con un generador eléctrico con una potencia de 60 kilowatios situado en la posición habitualmente ocupada por el motor de arranque, baterías de ión litio que permiten almacenar energía mediante 600 células agrupadas en 10 módulos repartidos en el auto y un sistema electrónico que permite gestionar los flujos de energía. Esta solución también será empleada por los monoplazas de Fórmula 1 en 2009, tal y como establece el nuevo reglamento de la máxima categoría del automovilismo.

Así, en una vuelta al circuito, el sistema recuperará energía durante veinte o treinta segundos y el piloto podrá utilizar ese potencial adicional durante unos 20 segundos cada vuelta, ya sea de manera automática en las reaceleraciones o a criterio personal para facilitar los adelantamientos.
Otra forma de utilizarla, sería combinar su uso para reducir el consumo de combustible entre un 3 y un 5 por ciento.

Para poder cumplir con este propósito el sistema cuenta con un generador eléctrico con una potencia de 60 kilowatios situado en la posición habitualmente ocupada por el motor de arranque, baterías de ión litio que permiten almacenar energía mediante 600 células agrupadas en 10 módulos repartidos en el auto y un sistema electrónico que permite gestionar los flujos de energía. Esta solución también será empleada por los monoplazas de Fórmula 1 en 2009, tal y como establece el nuevo reglamento
de la máxima categoría del automovilismo.

Sin embargo, Audi, que ha demostrado la fortaleza de sus aplicaciones en Le Mans, apretó esta carrera para adelantarse al futuro de los autos para competencias deportivas y presentará dentro de un par de semanas el R25, que es el prototipo que llevará al ‘Design Challenge’ del Auto Show de Los Ángeles que se llevará a cabo entre el 21 y 30 de noviembre.

Creado por el Centro de Diseño de Audi, en Santa Mónica (Estados Unidos), el Audi R25 plantea de qué forma concibe la marca alemana a los autos que van a competir en la American Le Mans Series del año 2025.

De esta forma, la marca plantea acabar con las zonas de pits y el uso de combustibles derivados del petróleo durante las carreras. Para ello, las pistas deberán tener en las secciones de los ‘tumbaperros’ zonas eléctricas inalámbricas para que los pilotos recarguen sus autos al pasar por encima de las mismas.

Al mismo tiempo, se construirían túneles de alta velocidad que tendrían similar propósito pero en un nivel mucho más cercano a la ciencia ficción, ya que los autos al llegar a ellos y debido a una aplicación aerodinámica especial, podrían invertirse bocabajo y desplazarse por el techo para hacer la recarga. Ambas zonas se denominarían WiTricity.

La carrocería del Audi 25 es realizada bajo el concepto Dynamic Space Frame, lo que le permitiría un mayor grado de flexibilidad, integración a los circuitos y rigidez torsional. También utilizaría superficies activas microcontroladas que mejorarían la circulación de aire y reducirían la fricción, con la modificación en marcha de sus partes aerodinámicas durante la carrera para mejorar su desempeño en los sobrepasos.

Y para mejorar el espectáculo, el R25 tendrá una interfaz que registraría todos los datos del vehículo en el visor del casco del piloto, además de sensores dinámicos en todo el vehículo y cámaras de alta definición que transmitirían información e imágenes en tiempo real que permitirán la interacción de los espectadores, quienes podrían ‘sentarse’ virtualmente en la cabina del piloto y vivir de primera mano todos los acontecimientos en la pista con la posibilidad de elegir cualquiera de los vehículos y
sus mejores registros visuales.

Además, este Audi sería híbrido y el motor de combustión de este futuro deportivo podría alimentarse con biocombustible extraído de algas para apoyar a un enorme impulsor eléctrico que entregaría de 500 kilovatios y más de 1.000 Nm de torque.

En fin, lo mejor de estas experiencias es que resulten en una sumatoria continuada de conocimientos aplicables y viables para el desarrollo de vehículos de serie mucho más eficientes, cómodos y
amables con el medio ambiente.









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.