El cambio climático también afecta a la salud mental

depresion-suicidio-diarioecologia

Por: Elisabeth Rigo. Los desastres naturales, desplazamientos por inundaciones, aparición de enfermedades infecciosas por el aumento de las temperaturas… El cambio climático acarrea muchas consecuencias que de por si se asocian a otras muchas. Entre los factores asociados secundarios se encuentran el aumento de los trastornos mentales, que se considera afectaran a la salud de la población mundial. Siendo especialmente dramática la situación en los países pobres.

Los datos:

El instituto de psiquiatria del king´s College en Londres publicó recientemente un artículo titulado “El cambio climático en la salud mental ”, este artículo publicado por Lisa Page y Louis Howard afirma que el cambio climático será crucial para la aparición de nuevos trastornos mentales e incidirá de forma negativa sobre los ya existentes.

El artículo de estas dos profesionales resultó de una revisión de estudios previos que se habían realizado sobre el tema.

¿Cómo puede incidir?

1- Los desastres naturales pueden suponer un acontecimiento traumático para el que los sufre causando así un trastorno en la persona. Por ejemplo, estrés postraumático, fobias, problemas de duelo por la muerte de seres queridos, depresión, ansiedad generalizada o detonar mecanismos ya presentes en la persona y precipitar el inicio de un trastorno en base a rasgos presentes en la persona de antemano.

2- Estas situaciones, dado a su magnitud, hacen que todos los recursos se dediquen a los más afectados dejando de lado en ocasiones la atención a los enfermos mentales. Muchas veces los trastornos mentales son pasados por alto y no reciben la atención adecuada porque ahora son otros los que la requieren.

3- El aumento de las temperaturas hace a las personas con trastornos mentales más vulnerables. En ocasiones se ha asociado en cierta manera un pico en las tasas de suicidio con el aumento de las temperaturas. El aumento de las temperaturas se asocia a insomnio y estrés, altera las habilidades cognitivas e interpersonales. Pero no nos referimos a esto únicamente sino a que muchos de los medicamentos psicótropos que se recetan pueden tener efectos más desagradables cuando las temperaturas son altas. Así mismo se sabe que las temperaturas extremas (ya sean altas o bajas) repercuten en el rendimiento psicológico. Es más difícil controlarnos en climas extremos, el cuerpo y la mente se resienten. El funcionamiento de nuestro organismo se altera y si hay una enfermedad psicológica presente esta se verá afectada de forma negativa. Además debemos añadir el aumento de los gases nocivos causados por nuestros propios esfuerzos por combatir las temperaturas (aires acondicionados, electrodomésticos…) y el resto de inventos que vamos desarrollando. Los gases nocivos afectarán a nuestra salud general incidiendo así también en la mental.

De la misma manera los contaminantes atmosféricos afectarán a la gestación y desarrollo fetal, infecciones respiratorias, etc…

Además está comprobado que la cantidad de luz solar que recibe un individuo está asociada con los niveles de serotonina (muy implicado en el desarrollo de trastornos depresivos), evidencia es que existe ya un trastorno llamado trastorno afectivo estacional que se basa en estas premisas.

4- La aparición de nuevas enfermedades infecciosas puede tener un efecto psicológico general en la población (de forma más homogénea), dado que puede crear un ambiente de ansiedad y estrés que propiciaran una mayor vulnerabilidad a los trastornos mentales. Ciertos climas cálidos mezclados con situaciones de riesgo pueden hacer más probable la infección por alimentos contaminados, exposición a agentes tóxicos o aguas no potables.

No debemos olvidarnos de la exposición a la radiación ultravioleta solar y sus consecuencias a largo plazo.

5- Muchos de los efectos del cambio climático (cambios en las costas, inundaciones…) obligaran a desplazamientos y migraciones, personas que deberán dejarlo todo atrás y desplazarse. Esta es una situación estresante también y lleva su vulnerabilidad asociada.

6- La urbanización masiva que estamos llevando a cabo se asocia en cierta manera con la incidencia de esquizofrenia en países desarrollados.

Se calcula que el cambio climático (y los factores asociados a este) causan anualmente unas 150.000 muertes, cifra que irá en aumento. Los países pobres ya de por sí con pocos recursos son los que tienen más probabilidades de verse seriamente afectados en cuanto a la salud mental debido al cambio climático.

¿Qué se debe hacer?

Tomar medidas para mitigar estos efectos en la población, la previsión, anticipación e información en la población es importante, el cambio climático es inevitable y por ello se debe concienciar a la población de cómo frenarlo en la medida de lo posible. La toma de conciencia es el primer paso.

La solución pasa por trabajar para frenar el cambio climático en sí y así, al mejorara los efectos de este, mejorará el riesgo que suponía para la salud mental.

Muchas de las medidas contra el cambio climático inciden indirectamente sobre la salud mental beneficiándola. Por ejemplo: Ir más en bici o en transporte público mejoraría también las tasas de obesidad y se sabe que el ejercicio físico beneficia mucho a las personas con trastornos mentales, la reducción de consumo y transporte de carnes rojas y el aumento del consumo de productos elaborados localmente mejorarían la salud cardíaca y física de las personas (es un factor protector para algunos trastornos), la mejora de la calidad del aire y las medidas de protección de zonas verdes y turismo sostenible potenciaría las actividades al aire libre ( esto es importante y sobretodo en países como china) y esto se asocia a una mejor salud mental.

Las comunidades (y países) debe invertir y mejorar su respuesta ante situaciones de emergencia, se debe invertir más dinero en salud, en dotar de recursos para tratar con esta situación que, aunque no queramos ver, está sucediendo.

Todo lo antes expuesto no es desconocido dado que la OMS (estudio de Prabhat Chand y Pratima Murthy) ya ha reconocido la posibilidad de incidencia del cambio climático en los trastornos mentales en los próximos diez años.

La conclusión a la que debemos llegar es que, si no vamos a cuidar el planeta por el mismo, por conservarlo, hagámoslo por nosotros, por nuestra propia salud. El ser humano es egoísta y creo que utilizar esta baza sería una buena estrategia para fomentar las acciones en pro del planeta y en contra del cambio climático.

Que opinas?