El enigma de los tiburones que aparecieron sin sus hígados, extraídos con “precisión casi quirúrgica”

0001tiburon

Cuando las carcasas de cinco tiburones blancos aparecieron en una playa en Sudáfrica, los animales parecían casi intactos. Pero había algo muy extraño: a los tiburones les faltaba el hígado.

Pero las marcas de dientes encontradas en los cuerpos delataban a las autoras de la matanza: las orcas, una de las pocas especies que caza tiburones.

Desde que las carcasas aparecieron el año pasado en Gansbaai, en el sur de Sudáfrica, los científicos han estado intentado descifrar el misterio de la ausencia de hígados en estos animales y cómo les fueron extraídos con una asombrosa precisión.

¿Qué llevaba a las orcas a retirar solamente los hígados de su presa?

“Al ver el tiburón, no sospechamos en un principio que le faltaba un órgano. Pero cuando le dimos la vuelta a los animales observamos que había una gran herida bajo las aletas pectorales. Y al continuar nuestro análisis vimos que no había hígado”, relató la experta bióloga marina Alison Towner de la fundación de conservación sudafricana Dyer Island Conservation Trust.

Cuando las carcasas fueron halladas, un mensaje en redes sociales de la fundación Dyer Island señaló que la extracción del hígado había sido realizada con “precisión casi quirúrgica”.

“El hígado de un tiburón blanco puede pesar unos 90 kilos, es un órgano muy grande pero las orcas lo extraen con gran precisión”, señaló Towner.

“¿Cómo logran extraer el hígado? Es la pregunta del millón ya que, hasta hoy, no hemos visto o filmado a orcas haciendo esto”, contó Towner.

La bióloga cree que las orcas (Orcinus orca) trabajan tácticamente en conjunto y primero inmovilizan a su víctima en una emboscada.

“Pensamos que una orca asegura luego una de las aletas pectorales con su boca, y una segunda orca hace lo mismo con la otra. Las aletas son como las alas de avión de los tiburones”.

“Y lo que ocurre a continuación es que las orcas nadan en dirección opuesta hasta que desgarran al tiburón y abren una cavidad”, según la investigadora.

“También sabemos que las orcas tienen una gran destreza con sus labios, a diferencia de otras especies. Eso puede verse claramente en sitios como Seaworld (un parque de espectáculos de animales marinos), donde las orcas recogen objetos con su boca”.

Un elemento clave en el ataque es el trabajo en equipo que caracteriza a las orcas.

Una orca puede medir hasta nueve metros y pesar unas nueve toneladas. Un tiburón blanco, en comparación, puede medir hasta 6,4 metros y pesar hasta dos toneladas.

Pero la gran ventaja de las orcas a la hora de atacar no es su mayor tamaño, sino su estrategia de acción coordinada.

Los tiburones blancos, a diferencia de las orcas, son en general solitarios. Solo se juntan a veces en torno a sus presas a lo largo de franjas costeras. Por eso no tienen este valor agregado de las orcas de trabajar en equipo.

Aún no está claro por qué las orcas descartan la carcasa del tiburón, pese a que deben consumir cerca de un 3% de su peso cada día para seguir viviendo.

Pero sí tiene sentido que consuman el hígado de los tiburones.

Éste órgano contiene grandes cantidades de escualeno, un compuesto natural que provee energía y abundantes nutrientes.

Los hígados de los tiburones son ricos en lípidos y son un verdadero depósito de energía, que contiene vitamina C, B12, A, hierro, niacina, sodio y carbohidratos, entre otros nutrientes.

Es mucho lo que aún no se sabe sobre la preferencia de las orcas por el hígado de sus presas, pero los tiburones también pueden responder con su propia estrategia.

Los avistamientos de tiburones blancos en la costa de Sudáfrica disminuyeron rápidamente cuando las orcas estaban en el lugar. Pero cuando las orcas se trasladaron a otro sitio en busca de presas, los tiburones blancos comenzaron a regresar.

Fuente: BBC