El tejado de mi casa está hecho con pañales usados

0001diaperss

¿Y si te dijera que más allá de aquellos productos de material sintético que identificas como reciclables (bolsas, botellas de agua y de productos de limpieza, bandejas y recipientes de alimentación…) existen otros productos hechos con plásticos que también podrían ser reutilizados? Como los pañales desechables. En nuestro país aún no existen plantas de reciclaje de pañales, pero en paises como Reino Unido e Italia, si.

La empresa Knowaste recicla en Reino Unido unas 36.000 toneladas de pañales al año y, según sus cálculos, esto reduce en un 70% el impacto medioambiental que pueden producir los absorbentes para bebés. Es verdad que, es un reciclaje con unos niveles de eficiencia muy bajos, el 70% del residuo que entra no se puede reciclar; solo se recupera un 15% como celulosa y otro 15% como plástico, pero si se exponen sobre la mesa los datos sobre la composición de los pañales desechables y su consumo, esos porcentajes podrían dejar una gran huella.

Un pañal desechable normal está compuesto de celulosa, superabsorbentes y de materiales derivados del petróleo como el polipropileno, el polietileno y el poliuretano y las estimaciones dicen que tardan entre 100 y 500 años en degradarse.

Según el estudio BioBaby, realizado por Valor Brands, un bebé usa una media de entre cuatro y seis pañales al día. Estaríamos hablando de que un solo niño podría utilizar hasta los tres años, unos 6.570 pañales. Si un pañal sucio pesara, simplemente, 150 gramos, el resultado es casi una tonelada de residuos no biodegradables.

Hasta que en nuestro pais se implanten nuevos avances tecnológicos para reciclar este tipo de productos, las opciones de los padres para colaborar en una mejora del medioambiente son dos: utilizar pañales de tela ya que es lo más eficiente a nivel económico, ambiental y de salud. Se reduciría el 99% de los residuos (siempre es mejor reducir que reciclar) y el ahorro económico puede ser de 1.700 dólares por niño; o bien, apostar por los desechables ecológicos que están fabricados con fibras de origen natural e hipoalergénicas, y contienen materiales con aditivos oxo-biodegradables procedentes de recursos naturales renovables que aceleran su descomposición.

Con la inmensa cantidad de pañales que tiramos se podrían fabricar artículos tan dispares como cascos de bicicleta, tejas sintéticas, material de oficina, papel higiénico o el techo de su casa.









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.