En España el cambio climático tendrá fuertes repercusiones economicas en el sector turismo

Si en los próximos quince años no se reduce la emisión de gases de efecto invernadero, el cambio climático en España será de tal magnitud que el sector turístico perderá el cuarenta por ciento de los turistas alemanes y el cien por cien de los británicos.

Y esta es sólo una de las consecuencias que el calentamiento global causará en España a finales de siglo, según José Manuel Moreno, el biólogo español encargado de coordinar uno de los grupos de trabajo del IPCC, la Agencia de Naciones Unidas que periódicamente evalúa los avances del cambio climático.

En los próximos años, este fenómeno, que ya es imparable, elevará el nivel del mar y provocará “numerosos impactos” en todos los sistemas naturales y productivos.

Uno de esos cambios los padecerá el sector turístico, que a partir de la década de los 70 de este siglo recibirá un cuarenta por ciento menos de turistas alemanes y el cien por cien de los británicos que visitan nuestras costas y playas.

El motivo de esta merma de turistas extranjeros será el aumento de las temperaturas en el Reino Unido y los países de centro Europa, que tendrán un clima más moderado y cálido.

Por el contrario, las temperaturas en España subirán entre tres y cinco grados centígrados, hasta los niveles registrados durante la ola de calor de 2003, que dejó 40.000 muertos en Europa, 6.000 de ellos en España, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, el aumento de la temperatura media afectará -ya lo hace- a la agricultura, las cosechas, los bosques, las precipitaciones, los niveles térmicos del mar, la distribución del plancton, las algas, los peces, las aves, y los recursos hídricos, aunque lo hará de forma desigual en las distintas zonas del país.

En el sector agrícola, la escasez de lluvias aumentará la demanda de riego, mientras que la ganadería y la pesca verán reducido su nivel de productividad.

Además, para finales de siglo, el sector forestal habrá perdido áreas de bosque y con ello parte de su capacidad de almacenar carbono y evitar la erosión y desertificación de los terrenos.

Al mismo tiempo, es probable que la fertilidad de los suelos disminuya y que aumente su salinidad.

Como consecuencia de todos estos factores, el sector energético reducirá su capacidad de producir energía renovable (hidráulica, cultivos energéticos) en un momento que coincidirá con un cambio de los patrones de consumo y los picos de demanda (menos calefacción y más aire acondicionado).

Por último, el biólogo español apuntó que el sector asegurador también sufrirá pérdidas por la “indeterminación de los riesgos futuros y su probable aumento”, lo que puede hacer que disminuya la cobertura de los bienes asegurados.