Entierros ecológicos

burial

El objetivo de nuestra vida debe ser tratar de vivirla lo mas ecológicamente posible y trabajar para dejar un mundo un poco mejor del que encontramos. Pero eso no quiere decir que nuestro camino al mas allá tenga que ser menos amigable con el medio ambiente. Al contrario, el camino al entierro puede ser un recordatorio para quienes dejamos en este mundo para que se preocupen por él.

Además de usar feretros y ataudes ecológicos podemos recorrer el camino al entierro o al mar en auto funebre 100% ecológico. Fabricado por la empresa española Bergadana el coche fúnebre eléctrico es un vehiculo silencioso sin emisiones contaminantes y con mínimo gasto de mantenimiento y consumo energético.

Entierro ecológico o transformar el cadáver en “compost” (abono orgánico) como medida para reducir el impacto ambiental en el aire, el agua y el suelo.

Por Alicia Calderón
Desde el siglo XII la forma más común de enterrar a los muertos ha sido colocando el cadáver en un ataúd y después enterrar el ataúd bajo tierra o en un nicho. Por supuesto, estimado cibernauta, que esta manera de enterrar a nuestros muertos causa problemas ambientales y de salud debido al hecho de que los cadáveres no reciben suficiente oxígeno para descomponerse rápidamente, y esto conlleva un proceso de lenta descomposición por bacterias que se alimentan de azufre y otros productos que pueden dañar el agua potable cercana. Una compañía sueca llamada Promessa Organic AB ha encontrado una mejor manera de poner a descansar a los muertos. La fundadora de la empresa, la bióloga Susana Wiigh-Mäsak, ha desarrollado una forma ecológica de enterrar el cadáver transformándolo en “compost” (abono orgánico) en unos 6 – 12 meses, mediante un proceso de entierro orgánico que evita líquidos de embalsamamiento y reduce el impacto ambiental en el aire, el agua y el suelo…

La primera parte de este método de entierro ecológico consiste en extraer el agua del cuerpo humano que representa el 70%. Para ello, la compañía congela el cuerpo en nitrógeno líquido una semana y media después de la muerte. El cadáver primero es congelado a -18º C (0º F) y luego sumergido en nitrógeno líquido. A continuación, mediante ultrasonidos lo transforman en polvo blanco orgánico. El polvo es enviado a través de una cámara de vacío que evapora el agua, disminuyendo la masa del cadáver. Si la persona tenía implantes de metal quirúrgico, un separador de metales retira estas partes del polvo seco. Si es necesario, el polvo también puede ser desinfectado.

En este punto, el polvo orgánico es higiénico e inodoro, y los restos pueden ser incinerados o enterrados. Dado que el polvo no se descompone si se mantiene seco, no hay prisa para el entierro. En el momento del entierro, los restos son depositados en un ataúd hecho de un material biodegradable como el almidón de maíz y se coloca en una tumba poco profunda. Dependiendo de los deseos de los familiares, se puede plantar un arbusto o árbol sobre el ataúd. En el tiempo de 6 a 12 meses, tanto el ataúd como su contenido se habrán disuelto, convirtiéndose en ricos nutrientes que alimentarán el crecimiento de la planta o árbol.

Sin duda, estimado cibernauta, este proceso puede infundir un mayor conocimiento y respeto por el ciclo ecológico, del cual todos los seres vivos son una parte. (No sé por qué, pero esto me recuerda al fondo argumental de la película Avatar). La planta es un símbolo de la persona, y la transformación que experimenta el cuerpo que no desaparece. Wiigh-Mäsak es propietaria de un invernadero donde crecen 15.000 plantas orgánicas y había estado pensando en la idea de un entierro ecológico durante muchos años hasta que finalmente decidió desarrollar su idea y hacerla realidad. “Las horas de calma que he pasado en mi invernadero me dieron la paz de la mente, y de repente entendí que los seres humanos también podían integrarse plenamente con el ciclo ecológico natural como una parte inherente que son”, dice Wiigh-Mäsak. (Lo dicho, Avatar)

Actualmente la compañía está construyendo su primera planta para ofrecer entierros ecológicos como una alternativa al entierro convencional con ataúd. La primera “Promatorium” de Suecia tiene previsto abrir sus puertas en la primavera del 2011 y se espera crear otras instalaciones en el Reino Unido y Corea del Sur. La compañía ha recibido el reconocimiento de la UNESCO por los beneficios medioambientales de este proyecto.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?