Esta noche el mundo entero apagará la luz. ¿Y TU?

0001horadelplaneta

Este sábado se celebra la Hora del Planeta, una excelente ocasión para recordar la importancia de la lucha conjunta contra el cambio climático. Por este motivo, ciudades de todo el mundo – apagarán la luz durante una hora (de 20.30 a 21.30 h.) para sensibilizar a todos los habitantes del planeta sobre los graves efectos del calentamiento global.

El cambio climático traerá dramáticas consecuencias sanitarias y ecológicas, entre las cuales las más destacables son algunas de las siguientes:

-Incremento de enfermedades respiratorias y cardiovasculares por la peor condición del oxígeno y la aparición de nuevas plagas.

-Aumento del hambre por la escasez de superficie cultivable para la agricultura y la desaparición de especies animales.

-Mayor número de catástrofes medioambientales, como inundaciones, por el aumento en los porcentajes de evaporación del agua.

La Hora del Planeta no es sólo una movida para apagar las luces. Desde sus comienzos, hilvanó una serie de consecuencias, de detonaciones de campañas ambientalistas. El movimiento cultural, social y político más repetido en el mundo ha logrado estimular la activación de medidas gubernamentales responsables con el medio ambiente.

Rusia efectivizó el impacto de la Hora del Planeta en la promulgación de leyes ecológicas. En diciembre de 2012, la población reunió 120 mil firmas para elevar al Parlamento una medida a favor de la protección de sus mares contra la contaminación petrolera. La petición, integrada a la campaña “Lo haré, si tú lo haces”, fue presentado, aprobada, convertida en ley y posteriormente instrumentada. Tras ese éxito, al año siguiente la Hora del Planeta de la WWF rusa lanzó una campaña similar con el objetivo conseguir más de 100 mil firmas para exigir una reforma en la legislación forestal.

En Botsuana, África, se sembraron más de 100 mil árboles en Goodhope, un área degradada al sur del país. Las autoridades se comprometió a sembrar un ambicioso registro de un millón de árboles nativos como parte de su reto propuesto durante la campaña “Lo haré, si tú lo haces”. En Uganda, adoptaron un pacto de plantar el primer bosque de la Hora del Planeta, lo que representó el paso iniciático para frenar la deforestación promedio mensual de seis mil hectáreas. Una acción conjunta entre funcionarios, empresas y ciudadanos están cooperando para la realización del proyecto. El movimiento local identificó cerca de 2.700 hectáreas de tierras degradadas y estableció como objetivo el sembrado de por lo menos 500.000 árboles nativos.

En Estados Unidos, cerca de 35 mil chicas scouts participaron del proyecto “Ahorra Energía” a través de la Hora del Planeta. Instalaron 132.141 focos de bajo consumo por todo el país, causando una reducción asombrosa de 34.197,505 kilogramos de emisiones de dióxido de carbono, un equivalente a la cantidad de CO2 secuestrada por la siembra de 2.949 hectáreas de árboles en un año.

Los movimientos que se propagaron catapultados por la repercusión de la Hora del Planeta sirvieron además para plantar 17 millones de árboles en Kazajstán, promover una entrega de cocinas energéticamente eficientes a familias de Nepal y Madagascar y favorecer la iluminación de hogares mediante energía solar en India y Filipinas.

Sesenta minutos, 178 países, 7.000 ciudades, 2200 millones de interacciones en las redes sociales, un planeta por salvar. La Hora del Planeta consiste en apagarse y reflexionar qué mundo queda por consumir. Lo reza el emblema de la campaña de 2016: “Ahora es el momento. Cambia por el clima”.









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.