Este impresionante edificio obtiene su energía para funcionar con algas

algas-diarioecologia

Por Ricardo Acevedo. Imagine que vive en un edificio donde puede “cosechar” residuos para generar energía. No se trata de una plantación “in door” ni mucho menos, todo proviene de una fachada que está, literalmente, viva. Es la nueva propuesta en construcción ecológica que ha sido diseñada por la compañía española Arup para la Exposición Internacional de la Construcción que se celebra este año en Hamburgo, Alemania: toda la fachada de este edificio está compuesta de paneles con microalgas que proveen sombra y energía renovable. Olvídese del aire acondicionado y las cuentas de gas y de luz.

El prototipo que fue construido en Alemania está demostrando por primera vez la viabilidad de los sistemas biológicos a base de algas en la construcción. Una nueva opción a explorar en la creciente tendencia de proyectos inmobiliarios verdes que cobra fuerza en el mundo.  Techos verdes, cubiertas vegetales en la construcción y materiales que facilitan la eficiencia energética han sido hasta ahora la tónica de estas iniciativas, pero la utilización de materiales “biorreactivos” promete aumentar el potencial de las estructuras verdes.

Fachadas vivas

La gran ventaja de este sistema en la construcción es que implica obtener un 100% de energía renovable y autosustentable: el diseño de esta fachada está pensado para que las algas en la fachada bio-reactiva crezcan más rápido bajo la luz solar directa: se desarrollan 10 veces más rápido que una planta más grande como las que se usan para cubrir fachadas y techos verdes y que hasta ahora son las alternativas más utilizadas en este tipo de construcción.

Pero la diferencia más notoria es que este sistema es de carácter “biointeligente”: según la cantidad de algas que se cosechan, se puede modificar la absorción de radiación, o bien potenciarla para generar luz. De este modo, por ejemplo, en verano las microalgas pueden ser usadas para obstruir la luz solar y proporcionar más sombra interna en la edificación. Dicho de otro modo, los “biorreactores” no sólo producen biomasa que posteriormente puede ser cosechada, sino que también capturan la energía solar térmica, dos fuentes de energía capaces de ser utilizadas para alimentar las instalaciones del edificio.

“Además de generar energía renovable y proveer sombra para mantener el interior del edificio refrigerado en los días soleados, nuestro diseño también crea una apariencia interesante que gustará a arquitectos y propietarios”, señala Jan Wurm, líder de investigación de Arup en Europa. El especialista explica que se encuentran trabajando desde hace dos años en este diseño, que se espera comenzar a replicar en otras edificaciones a partir de fines de 2013.

Generación de energía

Como parte del proceso, las microalgas circulan dentro una estructura ultradelgada en cuyo interior se alberga agua y nutrientes: éstos absorben luz y CO2, todo lo cual se transforma luego en energía aprovechable para ser usada en el mismo edificio. Para conseguir este objetivo, el sistema transporta los residuos que generan las algas hasta una planta de procesamiento en la parte baja del edificio, donde el material resultante es secado y luego transformado en gas metano. Este residuo o biomasa es la materia prima que se puede utilizar para generar biocombustible, pero también permite producir electricidad o calor, los que pueden ser distribuidos en la edificación para que opere de manera completamente autónoma en términos de energía. Otras aplicaciones de esta biomasa son el uso como fertilizante para la industria alimentaria o farmacéutica.

Sobre la importancia del primer prototipo, Jan Wurm explica que “el uso de procesos bioquímicos para la construcción constituye una solución realmente innovadora y sostenible, por lo que es muy importante asistir a su aplicación en un escenario real”. La estructura, cuya construcción fue terminada en Alemania a fines de marzo pasado, permitirá a científicos, ingenieros y constructores evaluar el potencial de este sistema como una alternativa ecológica para proporcionar “sombreado solar dinámico” a la vez que generar energía sostenible y renovable. Y todo esto neutralizando las emisiones de CO2 causantes del calentamiento global.









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.