Este innovador artefacto genera electricidad a partir del ruido de las ciudades

1_ruido.jpg

Además de innovador es para sentirnos orgullosos, ya que es la creación de uno de los de nuestros. El joven ingeniero mexicano Jesús Torres Jurado es el creador del prototipo, realiza las últimas pruebas para validar su eficiencia.

Se parece a un balón de futbol, pero no sirve para jugar. Además es amigable con el ambiente y no depende de las condiciones climáticas. Es el primer cosechador de energía creado en México para generar electricidad a partir de la captación, por vibración, de ruido urbano o ambiental.

Su forma esférica (cubierta de aluminio) está inspirada en el fullereno (estructura atómica de pentágonos y hexágonos). En la parte interna de su superficie lleva adheridos sensores piezoeléctricos para captar el ruido.

A diferencia de una celda solar o un sistema eólico, que necesitan convertidores, los sensores piezoeléctricos hacen la conversión automáticamente: en el momento en que captan el ruido, lo convierten en salida eléctrica.

 

Conoce las mas novedosas energias alternativas

 

Con esta esfera, que funciona como una membrana, se capta directamente el ruido en todas direcciones, incluso por reflejo de la pared y por la vibración del brazo que la sujeta contra ella.

El actual cosechador de energía, que podría ser decorativo, es una estructura completa cubierta con lámina de aluminio para repujado. Los sensores piezoeléctricos se sueldan para colocarlos, con pegamento de silicón, en las caras o gajos, y se cablean internamente. A continuación, toda la esfera se envuelve con maylar (tela sintética que se usa en rescates, pues mantiene hasta 90% el calor del cuerpo humano; o en la conservación de alimentos) para protegerla de la intemperie (no permite el paso del agua).

El corazón de todo el proyecto es un circuito que contiene un rectificador que procesa la señal y manda el voltaje amplificado a una batería. Fue diseñado por Torres Jurado para recibir 100 milivolts y, al amplificar la señal, tiene una salida de 3.6 volts. Lo que capta quizá sea poco, pero es constante. “No es lo mismo tener 1 milivolts en un momento (un segundo) que constante, durante 12 horas”. afirma.

El ruido se captura in situ, se convierte en electricidad (corriente directa) y ésta se consume o almacena en el momento. Sólo habría que rediseñar el típico contacto para tener una toma de corriente directa. Actualmente, Torres Jurado utiliza un adaptador para convertir a corriente directa de valor fijo lo que captan los sensores piezoeléctricos del cosechador de energía.

Al mandar directamente la señal eléctrica se desperdicia energía. Por eso, una siguiente etapa del proyecto es recolectarla en una batería o un supercapacitor.

En varias partes del mundo se han puesto en marcha alrededor de 50 proyectos para generar, mediante sensores piezoeléctricos, electricidad a partir del ruido. En Japón se implementó un sistema en los torniquetes del Metro para que, en el momento de cruzarlos, los usuarios pisen un tapete con esos sensores y generen electricidad por presión mecánica. Y en Sarja, Emiratos Árabes, dos investigadores trabajan en otro sistema que permitirá captar, igualmente mediante sensores piezoeléctricos, el ruido que se produce en un estadio de fútbol para generar electricidad e iluminarlo.

 

Nueva tecnologia permite generar energia para encender las luces de la estacion del metro con solo pasar por alli

 

En Los Ángeles, California, se ha propuesto que la torre Soundscraper —diseñada por los franceses Julien Bourgeois, Olivier Colliez, Savinien de Pizzol, Cédric Dounval y Romain Grouselle— aproveche el ruido de esa urbe para generar electricidad. Esta idea fue desarrollada para la versión 2013 del concurso de rascacielos de la revista eVolo y obtuvo una mención honorífica.

A través de su fachada, la cual estaría rodeada por 84 mil “pestañas” que funcionarían como sensores, la torre Soundscraper podría captar, en función de su intensidad y dirección, el ruido proveniente del tráfico, de la construcción de otros edificios e incluso de los aviones, y transformarlo en electricidad.

Según los creadores del proyecto, la electricidad generada por esta torre sería capaz de cubrir 10% de la demanda para el alumbrado público de Los Ángeles, el equivalente a 150 megavatios por hora. Asimismo, este sistema de energía renovable contribuiría a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

 

Energía eólica: un edificio ecológico usará “pelos” para generar electricidad

 

El ruido es un problema creciente y no es provocado exclusivamente por el crecimiento de las grandes ciudades o por el avance tecnológico; está en todas partes, en todo momento y se manifiesta de diferentes formas. La fuente que lo produce puede variar, las maneras de combatirlo también difieren en cuanto a técnica e ingenio. Es un hecho, por más eficaz que parezca un proceso de control de ruido, al final, éste seguirá presente.

De forma simple: sonido es todo aquello que escuchamos, así pues, es precisamente en este punto donde preguntamos: ¿El ruido es sonido? La respuesta es sencilla: sí lo es, pero existe un ruido que podemos oír y otro que no alcanzamos a escuchar, porque el oído humano solamente percibe el sonido comprendido en un cierto rango. Así, los sonidos debajo de nuestro rango audible se conocen como infrasonido y los que están por encima son llamados ultrasonidos.

Se tiene la idea que ruido es todo sonido desagradable, y es cierto, pero también nos deja ver que el ruido es sonido y todo sonido puede ser o incluir ruido. El ruido es constante, lo que varía es su intensidad —qué tan fuerte o débil lo escuchemos—, lo cual, en ocasiones, depende de la distancia a la que se localice la fuente que lo origina.

El ruido está en la naturaleza, ya sea por la acción de los animales, de los fenómenos naturales —como la lluvia o el viento— o como producto de diversas actividades humanas, incluidas las industriales; aun en los ambientes y espacios más silenciosos, existe el ruido. Producirlo no es difícil, basta con respirar para tener la sensación de escuchar el viento proveniente de nuestra nariz; el problema real es el aumento en los niveles de ruido, sobre todo en las grandes ciudades, y es precisamente este incremento lo que ha llevado a considerarlo como una forma de contaminación, cuyos efectos sobre la salud pueden ir desde alteración del sueño, ansiedad, problemas digestivos, cansancio y dolor de cabeza, hasta problemas auditivos, cuando se está expuesto a niveles muy altos por largos periodos; de ahí la intención de legislar sobre su producción o combatir los niveles excesivos, para mantener el ruido en un cierto rango que disminuya la afección en los seres que se encuentren cerca.

 

Nueva tecnologia permite cargar el móvil con el ruido del día a día

 

¿Sabías que el ruido afecta a los árboles?

 

Ruido causado por los humanos está matando a los animales marinos