Gabón, un paraiso maravilloso

gabon-diarioecologia

Gabón es un precioso país africano que se encuentra situado en la costa atlántica del centro de África. La extensión de este país no es muy grande, y limita con Guinea Ecuatorial, Camerún, y la República del Congo.
A pesar de que no es muy grande en extensión, cuenta con tres regiones claramente diferenciadas, por un lado se encuentra la llanura costera que posee unos lagos impresionantes y dignos de visitar, por otro se encuentra la región montañosa de los Montes de Cristal y por otro las mesetas onduladas orientales.

Pero si hay algo que destaque sobre todo lo demás en el paisaje de Gabón es la increíble selva que cubre todo el interior de este país. Se trata de una selva espléndida llena de vivos colores y con numerosos ríos zonas de agua.
Gabón es uno de los países más estables de África, fue una colonia francesa y este es el idioma que sigue predominando. En cuanto a la capital, Libreville, es una ciudad que cuenta con bastantes infraestructuras y donde se respira ambiente de ciudad, algo complicado cuando se habla de África.
Otra de las maravillas que posee la selva de gabón es que cuenta con una fauna increíble, en donde se pueden encontrar todo tipo de animales, incluso gorilas o elefantes.

Es un país que se recomienda visitar porque todavía no está explotado y posee una belleza única, además, cuenta con la gran ventaja de que es bastante estable, algo complicado cuando hablamos de los países de África.

Gabón tiene los mismos atractivos turísticos que algunos de sus países vecinos, pero frente a ellos presenta una inapreciable ventaja: la estabilidad social política que permite visitarlo sin sobresaltos.

Este país parece un decorado de Hollywood clásico para películas sobre el África Tropical. El interior de Gabón está dominado por una extensa meseta, casi deshabitada, y su principal atractivo es el bosque tropical que cubre aproximadamente las tres cuartas partes de la superficie terrestre el país.
La inaccesibilidad de estos territorios hace que los gaboneses estén muy desigualmente repartidos y que los núcleos de población se concentren especialmente en las riveras de los ríos en las ciudades costeras y cerca de Franceville.

Pero una de las características de Gabón es que posee un poco de todo y así también en este país se pueden encontrar zonas de sabana y una franja costera de tierras balas rodeadas de bosquecillos. El principal río del país, el Ogooué, divide en dos partes la mayoría de Gabón hasta su desembocadura en el Océano Atlántico, cerca de Port Gentil, el corazón de la próspera industria petrolera del país.

Tanto en la sabana como en los bosques tropicales habitan una multitud de animales, desde serpientes, insectos y jabalís, hasta monos, cocodrilos e hipopótamos, incluso los gorilas, en peligro de extinción en otros países africanos, son numerosos en Gabón. También son abundantes las riquezas minerales del país, y posee grande reservas de petróleo (motor económico del país), manganeso, hierro y uranio.

Aunque el descubrimiento de petróleo y su posterior explotación han sustraído un poco el sabor típicamente africano que el viajero espera encontrar en un país de este continente, la naturaleza de Gabón, con sus inmensas e intactas riquezas cuenta una historia bien diferente: que Gabón es África en su más puro estado.

gabon-diarioecologia

Lo único que se sabe de la época precolonial de Gabón, es que está rodeada de un velo de misterio. Los descubrimientos de herramientas indican la existencia de asentamientos del neolítico, pero se desconoce la historia de este poblado. Uno de los artefactos humanos más viejos descubiertos en Gabón es la piedra Spearhead, que el dorso fecha a 7.000 aC.

Parece ser que los primeros pobladores de Gabón fueron los pigmeos, que aún viven en algunas zonas del interior del país, pero poco a poco fueron siendo desplazados por emigraciones del norte (lo que hoy es Guinea Ecuatorial y Camerún), principalmente los Fang entre los siglos XVI y XVIII que hoy son la etnia más numerosa.
El primer contacto con los europeos llegó de la mano de los portugueses en 1472 y, como es habitual en la historia de África, el encuentro tuvo un profundo efecto sobre las estructuras sociales de las tribus. El contacto de los portugueses, seguido del de británicos, alemanes y luego franceses, convirtió a Gabón en una fuente de esclavos y maderas preciosas. El lucrativo comercio del hombre continuó a lo largo de 350 años y para no olvidar sus orígenes, Gabón capital se llama Libreville, que fue fundada hasta 1849 por los liberados.
La evaluación colonial de Gabón es muy similar a muchos de los países de su entorno. Así en 1866 fue anexado al Congo Francés y en 1910 pasó a formar parte del África Ecuatorial Francesa.
Durante la Segunda Guerra Mundial este país africano fue ocupado por tropas franceses, y Gabón obtuvo su independencia en 1960 y el primer presidente de la nueva República fue Leon M´Ba. Sin embargo, como en otras colonias la independencia de la metropoli era muy relativa, al seguir Francia controlando los resortes económicos.

Gabón es particularmente reconocido por sus esculturas de madera y sus máscaras, y poseen una importante significación en los rituales tradicionalmente cada uno de los aspectos de la máscara, desde la madera en que es realizaba, se percibe como una oración, cuando finalizaba la creación, la máscara desarrollaba enormes poderes ocultos y había pasado a convertirse en una expresión tangible del mundo de los espíritus.

Hoy en día estas máscaras son valoradas por su calidad artística; genios de la talla de Picasso o Mattise estuvieron influenciados por las máscaras Fang. En la actualidad, el arte gabonés de hacer máscaras se ha perdido y ya no son más que piezas de museos.
El clima de Gabón es húmedo y cálido, la temperatura media diaria varía muy poco a lo largo de todo el año y es de 26.7º C, la mejor época del año para ir es entre junio y septiembre, en plena estación seca, que además es el mejor momento para ver animales.

También es posible ir en los meses de diciembre a febrero coincidiendo con la segunda estación seca. Las estaciones lluviosas son de febrero a abril y de octubre a noviembre. En cualquier época del año es aconsejable llevar paraguas y chamarras para el frío de las noches.
Regado por la cuenca de río Ogooué, el país tiene clima ecuatorial, con lluvias todo el año. Dispone, por tanto, de una selva muy densa. La explotación madera –en especial la del Okouñé- ocupa a gran parte de la población, junto con las industrias extractivas (manganeso, petróleo, hierro y uranio).
La mayoría de los platillos se presentan acompañados de arroz o mandioca y son bastante especiados. La carne de jabalí o de antílope son especialidades de la zona, junto al pollo a la brasa, y los pescados tanto de mar como de río. En Gabón también se puede degustar carne de mono y de serpiente.

Gabon1-diarioecologia

Via: eldiariodecohauila