La energia del futuro?

El Laboratorio Lawrence Livermore de California inauguró una enorme instalación llamada NIF por las iniciales National Ignition Facility. Estas monstruosas instalaciones que costaron la sopera suma de 3500 millones de dólares y se encuentran en un edificio de 10 pisos que abarca tres campos de fútbol, hospedan 192 conjuntos de rayos láser gigantes.

El primer objetivo del superláser es garantizar la eficacia del arsenal nuclear estadounidense (Gracias a las nuevas facilidades instalaciones no se tendrán que realizar más pruebas nucleares para asegurase que las armas funcionan bien), pero según los expertos abrirá la puerta a nuevos descubrimientos en el sector de la fusión de hidrógeno, con energía casi a costo cero y sin impacto sobre el ambiente.

En teoría, los 192 lásers de la instalación, hechos de casi 60 millas de espejos y fibra óptica, cristales y amplificadores de luz, se encenderán al mismo tiempo para pulverizar una gota de hidrógeno más pequeña que la cabeza de una cerilla. Comprimidos y calentados a temperaturas más altas que las del núcleo de una estrella, los átomos de hidrógeno se fusionarán en helio, emitiendo ráfagas de energía termonuclear.

El objetivo es crear en el interior de la esfera una pequeña explosión termonuclear, en la que se alcanzarían temperaturas de 100 millones de grados, como en el interior de una estrella.
Durante una fracción de segundo, se puede liberar en la miniexplosión una cantidad de energía tan poderosa como para alumbrar a todo Estados Unidos.

El poder de las estrellas, en la Tierra