La fosa de las Marianas, el lugar más profundo del océano, está lleno de vida

fosa-marianas-diarioecologia

Un grupo de investigadores en una investigación publicada recientemente en Nature Geoscience. El lugar conocido más profundo del océano, la fosa de las Marianas, está llena de vida microscópica.

Y es que según el estudio, llevado a cabo por un grupo internacional de científicos, el fondo de la fosa que se encuentra a 11 kilómetros de profundidad en el Océano Pacífico contiene altos niveles de actividad microbiana.

Contrario a lo que se pensaba del enclave en el pasado, como un entorno demasiado hostil para que exista vida, el estudio se suma a las crecientes evidencias de que existen criaturas que pueden hacer frente a temperaturas cercanas a la congelación, a grandes presiones y a una oscuridad completa. Para el profesor Robert Turnewitsch, uno de los autores del trabajo, el estudio indica que las partes más profundas del mar no son ciertamente zonas muertas.

En el año 2010 los científicos enviaron un sumergible no tripulado a la fosa de las Marianas donde recogieron muestras de sedimento. Un posterior análisis de los niveles de oxígeno en la muestra revelaron la presencia de un gran número de microbios. Según Turnewitsch:

Estos microbios encontrados respiraban como nosotros y el consumo de oxígeno es una medida indirecta de la actividad de la comunidad.

Sorprendentemente, estos primitivos organismos unicelulares eran hasta dos veces más activos que aquellos que se encontraban a 6 kilómetros de profundidad en el océano. El profesor ha explicado que se alimentan de la abundancia existente de plantas muertas y materia en descomposición que quedaba atrapada en la zona. Sustancias que parecen ser lo suficientemente nutritivas.

La investigación sugiere que la fosa de las Marianas, que se encuentra en un área del océano conocida como la zona Hadal, podría desempeñar un papel fundamental en el ciclo del carbono, y por lo tanto en la regulación del clima del planeta. Para Turnewitsch, un indicativo claro de las fosas abisales pueden jugar un papel más importante en el ciclo global del carbono marino de lo que se pensaba previamente.

Via: Alt1040