La Humanidad necesitará dos planetas si se mantiene el estilo de vida actual

Las poblaciones de especies animales han descendido casi un 30 por ciento en los últimos 35 años (1970-2005), mientras que entre 1970 y 2003 lo hicieron un 25 por ciento, “una situación lo suficientemente alarmante”, según denunció hoy el ‘Informe Planeta Vivo 2008′ de WWF/Adena.

Así, por zonas se registra un IPV “Templado” (el IPV es una medida que utiliza las poblaciones de especies animales como indicador del estado de la naturaleza) con un nun aumento del seis por ciento entre 1970 y 2005, mientras que el IPV “Tropical” ha disminuido un 51 por ciento. Además, el “Terrestre” desciende un 33 por ciento, el de “Agua Dulce”, un 35 por ciento, y el “Marino”, un 14 por ciento.

Por otro lado, el IPV de bosques tropicales ha disminuido un 62 por ciento, el de Tierras áridas, un 44 por ciento, y el de Praderas ha disminuido un 36 por ciento. Igualmente, el IPV de Aves ha decrecido un 20 por ciento, y el mamíferos un 19 por ciento.

“Estas pérdidas dramáticas de la salud natural del planeta están siendo provocadas por la deforestación y transformación de los usos del suelo en las zonas tropicales, el impacto de los embalses y trasvases de agua, el sobrepastoreo, la contaminación, la sobrepesca y la pesca destructiva”, señala el estudio. También, indica que los impactos del cambio climático son “significativos”, con temperaturas más cálidas del mar, reducción de precipitaciones y caudales que afectan a muchas especies.

Además, explica que la huella global del hombre excede actualmente la capacidad de regeneración de la Tierra en un 30 por ciento. “Si nuestras demandas sobre el planeta continúan a este ritmo, a mediados de la década del 2030 necesitaremos el equivalente a dos planetas para mantener el estilo de vida actual”, añade.

En este sentido, indica que las emisiones de carbono procedentes de la quema de combustibles fósiles y la deforestación son “la principal causa” de la huella de la humanidad que además, “está detrás del cambio climático”.

Asimismo, explica que el análisis realizado por la Red de la Huella Global (GFN), una institución que promueve la economía sostenible mediante la promoción de la ‘Huella ecológica’ (área requerida para producir recursos y capturar emisiones, expresada en hectáreas globales de tierra o mar productivos), muestra que cada persona precisa de 2,7 hectáreas globales (hag), mientras que la biocapacidad es inferior y registra 2,1 hag.

“Las cinco huellas nacionales por persona más altas del mundo son los Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Kuwait, Dinamarca y Australia. Mientras, las más bajas: Bangladesh, Congo, Haití, Afganistán y Malawi”, apunta.

Igualmente, incide en que que tres de esos países son “deudores ecológicos”, es decir, sus huellas son más elevadas que su biocapacidad nacional: Estados Unidos con una huella 1,8 veces mayor que su biocapacidad; China, 2,3 veces; e India con 2,2 veces.

Según WWF/Adena, la crisis del crédito ecológico es “un reto global”, y más de las tres cuartas partes de la población mundial vive en países deudores. “La mayor parte de ellos se sostiene porque toma el capital ecológico de otras partes del mundo. Estados Unidos y China tienen las huellas nacionales más latas, englobando un 21 por ciento de la biocapacidad global”, indica.

50 PAÍSES SUFREN ESTRÉS HÍDRICO “SEVERO O MODERADO”

En este último informe 2008 WWF/Adena incluye un nuevo indicador, la “huella hídrica”, que muestra la importancia del agua utilizada como materia prima, teniendo en cuenta que su impacto depende de dónde y cuándo se extraiga el agua.

Así, el texto recoge que 50 países sufren estrés hídrico “severo o moderado”, y el número de personas que padecen escasez anual o estacional de agua podrían aumentar debido al cambio climático. En la misma línea, indica que cada persona gasta en promedio 1,24 millones de litros de agua por año (aproximadamente la mitad de una piscina olímpica), con cifras que varían entre los 2,48 millones de litros por persona y año en Estados Unidos, o los 619.000 litros anuales per cápita de Yemen.

En relación a la huella hídrica por persona, cinco de los diez países con la huella más elevada del mundo son del Mediterráneo, “un área que tiene cada vez más estrés hídrico”: Grecia, Italia, España, Portugal y Chipre.

“La especie humana tiene un reconocido historial de ingenio y resolución de problemas. Ahora hay que mantener el mismo espíritu que hizo posible que el hombre llegara a la Luna, para liberar a las futuras generaciones de una deuda ecológica de catastróficas consecuencias”, concluye el ‘Informe Planeta Vivo 2008′. Este texto se publica cada dos años desde 1998 y es reconocido como el documento de referencia sobre la salud del planeta Tierra.