La pandemia que despejó los cielos y detuvo las ciudades no está frenando el calentamiento global

De alguna manera, los graves cierres en el mundo para detener el COVID-19 nos han llevado rápidamente a un futuro improbable, con una acción climática casi imposiblemente audaz tomada de repente, sin importar el costo.

Hace solo unos meses, se habría considerado imposible cerrar fábricas contaminantes prácticamente de la noche a la mañana y reducir las emisiones de los automóviles al mantener a miles de millones de personas en casa. Ahora sabemos que los cielos despejados y las calles silenciosas pueden conseguirse con una velocidad sorprendente.

La pandemia es un evento cataclísmico tan grande y perturbador que puede medirse en las métricas planetarias del cambio climático. Según las estimaciones de la Agencia Internacional de Energía, se dejaron de emitir a la atmósfera hasta 2 mil 600 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, aproximadamente el 8 por ciento del total estimado para el año. Elije cualquier evento mundial de la historia del siglo XX; ninguno ha derivado en una disminución mayor en las emisiones.

Los cielos en las ciudades contaminadas tardaron semanas, no años, en despejarse a medida que disminuían las emisiones. La gente de las ciudades de la India, ahogadas por el smog, compartieron fotos del Himalaya repentinamente visible, que había sido oscurecido por la contaminación.

Las centrales eléctricas respondieron a los cierres casi de inmediato, hasta el punto de que ha sido posible rastrear la propagación del virus desde la provincia china de Hubei hasta Asia Central, Europa y Estados Unidos con solo observar la actividad de la red. Un repunte en la energía en Hubei en las últimas semanas es una indicación de que la actividad allí se ha reanudado después de que terminó la cuarentena.

Según la previsión de la AIE, la demanda mundial de energía caerá un 6 por ciento, siete veces la disminución observada después de la crisis financiera mundial de 2008. En términos absolutos, la caída no tiene precedentes: el equivalente a perder toda la demanda de energía de la India durante un año.

Los satélites y sensores utilizados anteriormente para monitorear el cambio climático se han vuelto esenciales para rastrear y comprender los cambios repentinos en nuestro entorno. En las ciudades, el efecto de miles de millones de humanos detenidos se ha hecho evidente en la corteza terrestre. Los movimientos de la actividad humana cotidiana crean innumerables pequeñas vibraciones en el suelo. Los sismómetros cercanos o dentro de áreas urbanas han registrado reducciones en el movimiento.

Las cuarentenas han detenido el sector turismo. Los analistas y expertos se preguntan si esta industria se recuperará por completo. Antes de la pandemia, la aviación representaba más del 2 por ciento de las emisiones globales.

En Europa, la actividad de vuelos ha caído más del 80 por ciento en los principales centros como el Reino Unido, Francia, España y Alemania, según la agencia europea Eurocontrol.

Los vuelos diarios entre Europa y Estados Unidos se redujeron a 90, desde 485 antes de la pandemia. Más de 16 mil aviones de pasajeros se han puesto en tierra en todo el mundo, dejando a las aerolíneas buscando espacios para almacenarlos.

Con el cambio de ubicación del trabajo al home office y las tiendas cerradas, las principales avenidas del mundo se han vaciado. La hora pico, un hecho inmutable de la rutina diaria para cientos de millones de personas en todo el mundo, simplemente ha desaparecido.

En Johannesburgo, por ejemplo, donde los informes de radio en vivo le dicen a los conductores cómo conducir en un atasco constante en el distrito de negocios de Sandton, las transmisiones continúan sin sentido, incluso sin carreteras atascadas.

En Europa, el primero en quedarse en silencio fue Milán, que el 8 de marzo fue puesto en cuarentena cuando el Gobierno italiano intentó controlar el brote.

Con menos aviones en el aire y automóviles en las carreteras, la demanda de petróleo cayó un 5 por ciento en el primer trimestre del año. A fines de marzo, cuando comenzaron los bloqueos en todo el país, la actividad mundial de transporte por carretera casi había reducido a la mitad el promedio de 2019.

La caída de la demanda de los productos básicos más importantes del mundo, junto con una guerra de precios entre los productores de Arabia Saudita y Rusia, resultó en precios negativos del petróleo por primera vez en la historia. En un giro dramático de los acontecimientos, los comerciantes de un tipo de petróleo tuvieron que pagar hasta 40 dólares por barril el 20 de abril solo para que alguien les quitara el crudo de sus manos. Este cambio podría presagiar la disminución de la demanda de petróleo por baterías baratas y abundantes de energía renovable y baterías de vehículos eléctricos.

La pandemia transformó el paisaje sonoro en algunas de las ciudades más ruidosas del mundo al instante, también, el ruido de los motores y las bocinas de los automóviles fueron sustituidos por chirridos de pájaros. En muchos lugares, fue más fácil escuchar el triste sonido de las sirenas de las ambulancias.

Pero la reducción del ruido urbano y del uso de combustibles fósiles y las emisiones de CO2 es algo que la acción climática puede lograr. Las megaciudades en China, donde los vehículos eléctricos y las bicicletas con batería han suplantado a automóviles, autobuses y motocicletas, demuestran que este puede ser un estado sónico permanente.

Queda por ver exactamente cuál de estas nuevas características se mantendrá cuando la actividad aumente. Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus de Europa, observa de cerca el impacto del virus, especialmente a través del satélite Precursor Sentinel-5 de la agencia, que detecta la contaminación del aire desde el espacio.

La detección de la rápida caída de la contaminación ha puesto de relieve la medida en que nos hizo vulnerables al virus en primer lugar. La quema de combustibles fósiles en vehículos, fábricas y plantas de energía crea hollín y otras partículas tan pequeñas que terminan en casi todos los órganos del cuerpo, incluidos los pulmones.

COVID-19 es una enfermedad respiratoria que puede causar neumonía y provocar daños pulmonares graves y duraderos. Las personas infectadas con el nuevo coronavirus tienen más probabilidades de morir si viven en regiones con altos niveles de contaminación, según dos estudios diferentes. Estos primeros hallazgos resuenan con la investigación previa a la pandemia que vincula la contaminación con una larga lista de enfermedades.

Según IQAir, siete ciudades globales, entre ellas Delhi, Sao Paulo y Nueva York, experimentaron una reducción del 25 al ​​60 por ciento en partículas finas conocidas como PM2.5 durante el cierre. Los Ángeles experimentó su periodo más largo de aire limpio registrado, y finalmente cumplió con las pautas de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud.

El aire limpio y las ciudades más tranquilas son posibles hoy en día, no se requiere un virus terrible. Existen tecnologías comprobadas y herramientas de política exitosas para reemplazar las plantas de carbón con parques eólicos y solares, y los motores de combustión con baterías. Si bien la pandemia ha reducido las ventas de automóviles a nivel mundial, hay indicios de que los vehículos que funcionan con baterías siguen en auge. Las ventas de vehículos eléctricos en Francia, Alemania, Países Bajos, Suecia y Reino Unido aumentaron en marzo y la primera quincena de abril, según Bloomberg New Energy Finance.

El regreso de la actividad económica podría eliminar estos logros tan rápido como sucedieron. Las primeras señales son visibles en China, donde las ciudades han relajado las reglas de cuarentena, las fábricas se han reiniciado y la gente ha regresado al trabajo. Esa vuelta es una buena noticia, y se puede medir casi de inmediato en malas noticias para el planeta.

Lo que hace que las transformaciones impresionantes a escala planetaria producidas por la pandemia sean tan inquietantes es que nada de eso se registra en la imagen más grande. Las fotografías de cielos despejados, la reducción en las emisiones, el cambio en el comportamiento diario de miles de millones de personas, nada de esto disminuirá el ritmo peligroso del calentamiento global.

El nivel de CO₂ en la atmósfera, que impulsa el alza en las temperaturas, ha aumentado constantemente en un promedio de casi 2.5 partes por millón al año desde 2010. Un corte significativo en las nuevas emisiones a partir de 2020 no mejorará esta métrica tan importante , ahora a 414 ppm. Incluso una caída del 10 por ciento en las emisiones de este año todavía se traduciría en un aumento de 2 ppm en el recuento de CO₂, según las estimaciones de Pierre Friedlingstein, de la Universidad de Exeter.

“Debido a la inercia en el sistema climático, incluso si hoy redujéramos o detuviéramos significativamente nuestras emisiones, todavía veríamos el aumento en las temperaturas esperadas para los próximos 20 años casi sin afectar”, dijo Buontempo. “En realidad, es muy probable que la concentración total de CO₂ en la atmósfera continúe aumentando en el futuro”.

Si un evento sin precedentes barre el planeta y sin darse cuenta reduce las emisiones en más de lo que los humanos modernos han logrado hacer intencionalmente, ¿qué significa eso para nuestros objetivos climáticos? Las estrategias utilizadas para contener el virus no pueden permanecer por mucho tiempo. Cerrar economías enteras y enviar a millones de trabajadores al desempleo no son soluciones sostenibles, especialmente cuando miles de millones de ciudadanos en todo el mundo aspiran a los mismos niveles de vida y comodidades que los de las naciones desarrolladas.

Los esfuerzos deberán ser titánicos, incluso mayores que los que se necesitaron para detener el mundo temporalmente ante COVID-19. Las empresas deberán cumplir sus promesas ecológicas y hacer planes nuevos y más ambiciosos en medio de la peor crisis económica en décadas. Las personas conmocionadas por las interrupciones en la vida cotidiana y el desempleo generalizado deberán repensar sus comportamientos diarios. Las naciones deberán alcanzar el tipo de acuerdos que rara vez ocurren en reuniones internacionales como las conversaciones anuales sobre el clima de las Naciones Unidas, ahora pospuestas hasta 2021 debido al virus. Los gobiernos que planean gastar billones en paquetes de estímulo deberán invertir en soluciones que creen empleos y crecimiento mientras reducen las emisiones.

“El impacto emocional y psicológico es el que tiene alguna posibilidad de sobrevivir después del final del bloqueo”, dijo Buontempo. “El efecto a largo plazo más tangible probablemente estará relacionado con nuestro comportamiento y nuestras prioridades”.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?