Las telarañas contienen la clave de la siguiente generación de materiales biocompatibles y sustentables.

0001aranas

La tela de araña existe desde hace 300 millones de años y las arañas usan una cantidad mínima para sacar el máximo beneficio. Las arañas usan proteína para generar sus redes en las que generalmente capturan a sus presas. Pero las investigaciones están ayudando a desenredar la estructura molecular de la telaraña y usos potenciales para humanos se están descubriendo todos los días.

Pocos materiales en la naturaleza tiene la capacidad de absorber la cantidad de energía que hacen las telarañas. Combinadas con resinas forman fibras de gran resistencia a los impactos.

La producción de telaraña es energéticamente mil veces más eficiente que la producción de polímeros sintéticos (plásticos, por ejemplo). El desafío ahora es cómo hacerla económicamente viable.

Y las pequeñas gotitas de pegamento que la cubren, lo que hace a la telaraña tan pegajosa, han llevado a los científicos a pensar en otras tecnologías inspiradas en material biológico: un pegamento que puede estirarse muchas veces su tamaño original.

Además, la telaraña es biocompatible: pruebas clínicas actuales ya han avanzado en experimentar con implantes de telaraña para la reconstitución del cartílago de la rodilla humana.

Hasta los músicos podrán beneficiarse. La telaraña ha sido probada con un prototipo de violín que explota sus propiedades vibratorias: cuando un animal cae en una red y lucha para liberarse, la red resuena para enviar a la araña el mensaje que llegó la hora de la comida.

Phys









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.