Mentira: el calentamiento global no se ha frenado en los últimos 15 años

El calor atrapado por los gases de efecto invernadero está elevando las temperaturas del océano más rápido de lo esperado, según concluye un análisis de cuatro observaciones recientes. Los resultados proporcionan evidencia adicional de que las afirmaciones anteriores de una desaceleración o “pausa” en el calentamiento globalen los últimos 15 años eran infundadas.

“Si quieres ver dónde está ocurriendo el calentamiento global, hay que mirar a nuestros océanos”, afirma el coautor del estudio Zeke Hausfather, estudiante graduado del Grupo de Energía y Recursos de la Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos. “El calentamiento del océano es un indicador muy importante del cambio climático, y tenemos pruebas sólidas de que se está calentando más rápidamente de lo que pensábamos”, agrega.El calentamiento del océano es un marcador crítico del cambio climáticoporque se estima que el 93 por ciento del exceso de energía solar atrapada por los gases de efecto invernadero se acumula en los océanos del mundo. Y, a diferencia de las temperaturas de la superficie, las temperaturas del océano no se ven afectadas por las variaciones año a año causadas por eventos climáticos como ‘El Niño’ o erupciones volcánicas.El nuevo análisis, cuyos resultados se publican este viernes en ‘Science’, muestra que las tendencias en el contenido de calor del océano coinciden con las pronosticadas por los principales modelos de cambio climático, y que el calentamiento global del océano se está acelerando.Suponiendo un escenario como el de siempre en el que no se ha hecho ningún esfuerzo por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los modelos del Proyecto de Inter-comparación de Modelos Acoplados 5 (CMIP5, por sus siglas en inglés) predicen que la temperatura de los 2.000 metros superiores de los océanos del mundo aumentará 0,78 grados Celsius a finales de siglo.

Aumento de huracanes y terremotos

La expansión térmica causada por este incremento de temperatura elevaría el nivel del mar 30 centímetros, o alrededor de 12 pulgadas, por encima del ya significativo aumento del nivel del mar provocado por la fusión de los glaciares y las capas de hielo. Los océanos más cálidos también contribuyen a tormentas más fuertes, huracanes y precipitaciones extremas.

Una flota de casi 4.000 robots flotantes se desplaza a lo largo de los océanos del mundo, y cada día bucea a una profundidad de 2.000 metros y mide la temperatura, el pH, la salinidad y otros datos del océano a medida que ascienden. Este batallón de monitorización del océano, llamado Argo, ha proporcionado datos consistentes y generalizados sobre el contenido de calor del océano desde mediados de la década de 2000.

Ahora se analizan los cambios del oxígeno en la atmósfera

Antes de Argo, los datos sobre la temperatura del océano eran escasos en el mejor de los casos, y se basaban en dispositivos llamados batitermógrafos prescindibles que se hundían hasta las profundidades solo una vez, transmitiendo datos sobre la temperatura del océano hasta que se asentaban en tumbas acuosas.Tres de los nuevos estudios incluidos en el análisis de ‘Science’ calcularon el contenido de calor del océano hasta 1970 y antes de usar nuevos métodos para corregir errores de calibración y sesgos en los datos de Argo y batitermógrafo. El cuarto adopta un enfoque completamente diferente, ya que el calentamiento del océano libera oxígeno a la atmósfera para calcular el calentamiento del océano a partir de los cambios en las concentraciones de oxígeno en la atmósfera, mientras que cuenta con otros factores, como la quema de combustibles fósiles, que también cambian los niveles de oxígeno en la atmósfera.”Los científicos están trabajando continuamente para mejorar la forma de interpretar y analizar lo que era un conjunto de datos bastante imperfecto y limitado antes de principios de la década de 2000 –dice Hausfather–. Estos cuatro nuevos registros que se han publicado en los últimos años parecen solucionar muchos problemas que estaban plagando los registros antiguos, y ahora parecen estar bastante de acuerdo con lo que han producido los modelos climáticos”.