Mourinho vs Medio Ambiente

jose-mourinho-diarioecologia

Por: JORGE BARO. En todas las encuestas de opinión cuando se pregunta a los encuestados que identifiquen los principales problemas que les preocupan, los primeros lugares los ocupan el paro y la crisis económica. Así ocurre en la última encuesta publicada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en la que el paro (con un 84,1%), los problemas económicos (46,7%) y la clase política (22,1%) son las tres mayores preocupaciones de los españoles. Los problemas medioambientales rara vez son considerados como los de mayor preocupación, ocupando en los distintos rankings siempre los últimos lugares. Pero las opiniones de la gente van más allá de estas encuestas y se reflejan cotidianamente en todas las formas de media y comunicación existentes. Así en todas las variantes de prensa escrita y gráfica, televisiones, videos por la Red (Youtube), webs, blogs, redes sociales, etc, lo más reflejado en sus contenidos parece estar directamente relacionado con las inquietudes de las personas y, como no podía ser de otra forma, las que ocupan mayor espacio son los reflejados por el CIS.

Pero, ¿qué pasa con el medio ambiente? ¿Realmente nos preocupa? ¿Queda reflejado ese interés en esos medios o por el contrario la gente enfoca su atención en otros asuntos? La verdad es que sorprende bastante al buscar en esos medios que temas son de los que parece hablarse más o cuales quedan reflejados más abundantemente. Para ello, nada mejor que preguntarle a nuestro oráculo moderno que es google. He realizado el ejercicio de sondear en este buscador (me imagino que las diferencias con otros buscadores no serán muchas), por unas cuantas noticias sobre medio ambiente que considero bastante importantes y las he enfrentado con otras que a mi parecer, e imagino que al de muchos más, resultan bastante banales, por no decir frívolas, término que podría dar lugar a otra interpretación.

Los resultados son cuando menos inauditos. Por ejemplo, un problema grave del Mediterráneo, del que alguna vez hemos hablado aquí, es la progresiva desaparición de las praderas de Posidonia, por la enorme importancia que tienen en la conservación de la biodiversidad, la protección de playas o el secuestro de CO2. Pues bien, este tema registra menos de 10.000 entradas en google. Pero claro, la Posidonia es una planta marina endémica del Mediterráneo que es un mar pequeño, por lo que el interés puede estar limitado a los países ribereños y a pocos más. Así que busquemos otros problemas que se den en áreas geográficas más extensas o que estén más generalizados, como pueden ser el de la reducción de la gran barrera de coral en Australia, por las enormes consecuencias que podría tener para la diversidad marina, o la reciente autorización en parte de las aguas de ese mismo país para cazar el tiburón blanco, especie incluida como vulnerable en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). El primero de los problemas arroja 77.600 entradas y el segundo 65.400. Asuntos ya de impacto global arrojan también resultados sorprendentemente bajos a pesar de su importancia. Por ejemplo la fractura en las placas tectónicas, causante de desastres naturales como terremotos o tsunamis, apenas 58.000 entradas, la sobreexplotación de los recursos naturales de los que dependemos para subsistir, tan sólo 11.100, o el deshielo del océano ártico, de aún inciertas pero transcendentales consecuencias, unas 84.000.

Analicemos ahora el segundo grupo de noticias o temas de actualidad en los medios y las redes sociales. En el momento de escribir este artículo un problema de dimensión mundial como fue la tensión entre Mourinho y el futbolista del Madrid Sergio Ramos, que si juega o no juega, arrojó 366.000 entradas. Otro asunto de enorme preocupación en numerosos foros y trascendencia vital para el bienestar de de la humanidad, como es el embarazo de Shakira 2.870.000. Que Lady Gaga vomite en el escenario 607.000 o que una señora, habitual de la prensa rosa, cuñada de una famosa cantante ya fallecida, agreda a un ex chófer en un programa televisivo de más que cuestionable contenido intelectual, para deleite de las cámaras y los productores, casi 100.000 entradas.
De la ciencia mejor ni hablamos.