Nace un nuevo deporte: el Plogging, luchar contra el cambio climático mientras haces ejercicio

Pocas combinaciones suenan tan saludables como la de mezclar el deporte con el cuidado del medio ambiente. Esta es la propuesta que nos llega desde Suecia y que se ha convertido en toda una moda. Se llama plogging y consiste en algo tan sencillo y a la vez tan revolucionario como combinar deporte con la recogida de basura. La idea del plogging nació en Estocolmo en 2016 y, desde entonces, se ha extendido por todo el mundo, especialmente si nos referimos al plogging unido al running.

Entender el significado de plogging es muy sencillo si conocemos su origen. El término procede de la suma de dos palabras: jogging (“correr”) y polca app (“recoger” en sueco), aunque acoge también a cualquier práctica deportiva a la que se le una el plus de recoger basura. En cuanto a la persona responsable de esta nueva y saludable moda, se trata de Erik Ahlström, un joven vinculado a la conocida activista Greta Thunberg que, tras mudarse a Estocolmo desde una pequeña localidad sueca, comenzó a incorporar a su rutina la recogida de basura durante su rutina de deporte diaria.

Lo sencillo y lo útil de esta práctica ha provocado que se convierta en algo viral: se calcula que unas 25.000 personas lo practican en todo el mundo, y la cifra no deja de crecer. El movimiento cuenta también con una página web, y cada vez surgen más grupos locales en diferentes áreas geográfica que organizan y lideran campañas concretas. España es uno de los países que se ha sumado a esta tendencia: existen encuentros para recoger basura mientras se practica el running, como es el caso del Plogging Tour que tuvo lugar a principios de este año en Ibiza, y que reunió a más de 1.500 personas. Y además, se hace ejercicio, clave según uno gana edad.

Se trata de sensibilizar a la población sobre la enorme cantidad de residuosque generamos y cómo éstos invaden la naturaleza y las ciudades. También de alertar sobre la necesidad de ser responsables en cuanto a la basura que generamos, así como impulsar el reciclaje y modificar nuestra forma de consumir. En última instancia, esta práctica ayuda a comprender que todos debemos involucrarnos en el cuidado del Planeta y que se trata de una responsabilidad compartida por todos, seamos o no quienes hayan generado los residuos que recojamos.

Aunque el plogging se encuentra especialmente vinculado al running, lo cierto es que puede practicarse a través de cualquier deporte: bicicleta, surf, piragüismo… Desafortunadamente, es difícil encontrar un entorno libre de basura en nuestro Planeta. Hay quien lo aplica recogiendo los residuos que encuentra de camino al trabajo, mientras pasea por una playa o un bosque…

Los ploggers aseguran, además, que la actividad física vinculada al hecho de agacharse para recoger basura intensifica la actividad física y ayuda a poner en movimiento músculos que, de otra forma, tal vez no estaríamos ejercitando. Se pueden quemar unas 300 calorías con 30 minutos de plogging.

Toda esta nueva cultura del deporte ecológico está teniendo una expansión viral a través de las redes sociales, donde se comparten vídeos e imágenes sobre campañas de recogida de basura, así como consejos para hacer más efectiva cada sesión, tanto en cuanto a los residuo recogidos como en lo referente a la calidad del ejercicio físico.

Que opinas?