No podrás creer lo que hacen en Dubai con los autos de lujo

Más de 4.300 vehículos fueron abandonados en las calles y estacionamientos de la capital de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Abu Dabi, el año pasado y nadie los busca.

Otra de las ciudades más importantes de EAU, Dubái, a su vez, cuenta con unos 2.000-3.000 autos abandonados. Así, el Ferrari Enzo (en la primera foto de abajo) es solo una de las joyas de alta gama, cuyos propietarios decidieron abandonarlos por diferentes razones. Algunos han huido del país por problemas con la ley, a otros les afectó la crisis económica y no pudieron continuar pagando los impuestos.

En los EAU no hay leyes de quiebra, además, el impago de deudas se considera como un delito. Como resultado, los dueños dejan sus coches lujosos, a veces, con las llaves puestas para evitar los procedimientos. Así, según la Policía de Dubái, el modelo Enzo, del que se fabricaron pocos ejemplares, fue encontrado abandonado en el 2012. Desde entonces, ha despertado un interés notable.

En general, la Policía suele subastar vehículos abandonados o decomisados después de un período de tiempo por precios a veces ridículos para Occidente, empezando desde 2.700 dólares (10.000 dírhams).

Mientras tanto, las autoridades de la capital ya están tomando medidas para retirar los autos abandonados. Los propietarios serán multados e incluso les serán decomisados los vehículos, si ignoran los avisos de la Policía.

Asimismo, a pesar del mítico Ferrari, en las calles de EAU, uno de los países más ricos del mundo, se pueden encontrar coches de marcas como Aston Martin, BMW, Porsche, Lamborghini, Mercedes Benz y otros autos exóticos, cubiertos de polvo y con inscripciones de los transeúntes.


Necesitamos tu ayuda para seguir informando

Estamos viviendo una emergencia sanitaria y económica llena de incertidumbres. Hay muchas preguntas y no siempre tenemos las respuestas, pero todo el equipo de DiarioEcologia trabaja con entrega para ayudarte a encontrar información fiable y acompañarte en estos momentos tan duros. Nunca había tenido tanto sentido nuestra misión de servicio público como ahora. Y a la vez nuestra situación económica nunca había sido tan frágil.
No te pedimos dinero, solo tu apoyo compartiendo esta nota haciendo click en el boton a continuacion >>>

Que opinas?