Obama a punto de dejar un legado ambiental sin precedentes: crear la mayor reserva marina del mundo

0001hawai

En las aguas de Hawai, Estados Unidos el presidente Barack Obama está cerca de dejar su mayor legado en materia medioambiental. Fuertes rumores indican que el presidente está a sólo una firma de ampliar la reserva Nacional Marina Papahānaumokuākea, en Hawái. Si toma la decisión, la reserva pasaría de tener 350.000 km² a 1’562.500 km², convirtiéndola en la reserva marina más extensa del mundo.

Todo comenzó hace cinco años, con una petición en línea impulsada por el surfista y fotógrafo Mike Coots, a la que se le han sumado más de 40.000 firmas. Esta iniciativa, también ha contado con el apoyo de científicos, biólogos, pescadores locales, políticos y habitantes de Hawai, que le piden a Obama tomar cartas en el asunto, debido a que la antigua reserva se había quedado corta frente a los nuevos hallazgos en la zona. Sólo en los últimos diez años se han encontrado más de 3.000 nuevas especies de biodiversidad marina.

La expansión de la reserva significaría una protección extra a una zona en la que conviven importantes ecosistemas. Más de 7,000 especies marinas residen en Papahānaumokuākea y científicos continúan encontrando distintas especies de peses, invertebrados, algas, entre otros. De hecho, algunos como los corales negros, el organismo vivo más antiguo del mundo, solo residen en esta zona.

Uno de los promotores principales de la iniciativa es el senador Brian Schatz de Hawai, quien redactó una carta al presidente explicándole su plan de acción, en el que resalta una ampliación del territorio protegido y unas áreas destinadas a pesca sostenible.

Según fuentes consultadas por el Washington Post, es probable que Obama haga la designación en algún momento en los próximos meses, antes de culminar su período en la Casa Blanca. En virtud de la Ley de Antigüedades de 1906, Obama tiene el poder de alterar unilateralmente las fronteras del refugio. El presidente ha hablado con líderes locales, nativos de Hawai, pescadores, científicos y grupos ambientales con el fin de desarrollar una visión completa de cómo la expansión podría afectar a la zona.

Washington Post