“Por los pobres y las generaciones futuras, le rogamos que actúe en base a la ciencia”: Líderes católicos critican la falta de compromiso de Trump con el medio ambiente

0001importa-a-trump-el-cambio-climatico

“Por los pobres y vulnerables y las generaciones futuras, le rogamos que actúe en base de la mejor ciencia del clima”. 161 líderes de la Iglesia estadounidense se han dirigido al presidente Donald Trump para exigirle que aporte fondos a la lucha contra la destrucción del medio ambiente, y así “proteger a la vida humana, promover la dignidad humana” y vivir “en el cuidado de la Creación de Dios, nuestra Casa Común”.

Diversos religiosos, presidentes de universidades y representantes de organizaciones de justicia y paz han enviado la carta al mandatario estadounidense en respuesta a un reciente informe del Congreso que advirtió que es “extremadamente probable” que las actividades humanas, sobre todo en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero, sean la causa principal del calentamiento del planeta.

No es que sea la ciencia sola la que avale un mayor compromiso con la Tierra, sino que, como avisan los firmantes de la carta a Trump, innumerables obispos y pontífices desde Pablo VI hasta Francisco han llamado a avanzar en el cuidado de la Creación.

“De forma explícita y consistente, líderes católicos de lo largo de la nación y del mundo han calificado al cambio climático como una cuestión moral”, recuerdan los firmantes de la misiva. No solo eso, no obstante, sino que semejante reto “pone en entredicho compromisos católicos fundamentales que incluyen el de proteger a la vida, promover la dignidad humana, vivir en solidaridad con las generaciones futuras y cuidar de la Creación de Dios, que es nuestra Casa Común”, se lee en la carta.

Por razones como estas, concluyen los líderes eclesiales, es de suma importancia que EEUU vuelva a asumir el papel de liderazgo en la lucha por el planeta que perdió cuando el presidente Trump lo retiró del Acuerdo de París de la ONU. Protagonismo que puede recuperar, sugieren los suscritores de la carta, cumpliendo con sus deberes diplomáticos y contribuyendo fondos a los diversos organismos internacionales comprometidos con esta temática.

Entre los firmantes de la carta a Trump se incluyen activistas sociales como las religiosas Sara Dwyer, Donna Markham o Carol Keehan, o Michael Galligan-Stierle, presidente de la Asociación de Universidades Católicas. Se unen a la reciente llamada de los obispos del país a que el Congreso aporte la suma de diez millones de dólares a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, quienes alegaron que dicha Convención Marco es esencial para proteger “el don divino” del medio ambiente “por el bien de todos”.