¿Qué especies sobrevivirán a la sexta gran extinción?

animales-diarioecologia

A lo largo de sus 4.540 millones de años nuestro planeta ha sufrido cinco grandes extinciones masivas de especies. La última ocurrió al final del Cretácico y se llevó por delante a los dinosaurios. 65 millones de años después, muchos científicos auguran una nueva extinción masiva, la sexta gran extinción, aunque en esta ocasión la culpa no la tienen los meteoritos. La tiene nuestra especie.

En apenas dos siglos, las extinciones provocadas directa o indirectamente por el Homo sapiens han acabado con miles de especies. Cada vez más y cada vez más rápidamente, entre 100 y 1.000 veces la velocidad natural.

Ante esta realidad incuestionable los diferentes países tratan de proteger mejor o peor esabiodiversidad en peligro. Aunque sólo sea por si en un futuro nos puede ser de utilidad. Pero algunos han tirado la toalla. Seguros de la imposibilidad de proteger la totalidad de las especies amenazadas, surgen voces proponiendo elegir a las más interesantes, dando por perdidas a las que no lo sean tanto. Como la periodista Michelle Nijhuis, quien firma un polémico artículo en el último número de la revista Investigación y Ciencia  titulado ¿Qué especies sobrevivirán?

Convertidos los científicos en Noés modernos, se les pone ahora en la tesitura de diseñar un sistema de análisis capaz de elegir qué seres vivos se deben salvar y cuáles no. Es lo que ha hecho en Estados Unidos la prestigiosa Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (Wildlife Conservation Society, WCS). Consciente de lo limitados de sus recursos, ha preferido concentrar esfuerzos en un número reducido de especies, olvidando el resto.

En Avesforum, Javier J. ha resumido los principales criterios que según algunos habría que manejar:

  • Criterios funcionales: favorecer a especies que cumplen una misión única en la naturaleza. Se salva el lobo que mantiene bajo control a las poblaciones de herbívoros. No se salvan otros organismos que no cumplen ninguna función especial como el delfín fluvial chino.
  • Criterios evolucionistas: preservar la diversidad genética. Se salvaría el cóndor de California por ser una reliquia del Pleistoceno. No se salvaría el gallo de las artemisas por estar emparentado con otros gallos de monte.
  • Puntos calientes: priorizar ciertas zonas para salvar ecosistemas enteros ricos en diversidad. Se salvarían los bosques de secuoyas pero no los manglares pues no son no tan diversos.

Personalmente, tanto pragmatismo me produce escalofríos. En mi opinión, la protección de la Naturaleza es una necesidad tan espiritual como material. Condenar a miles de especies a la extinción para tratar de salvar a otras de cuyo éxito tampoco tenemos la mínima certeza me resulta inaceptable. Pero quizá estoy equivocado. ¿Qué piensas tú? ¿Habría que hacer una lista de especies imprescindibles y otra de especies prescindibles? ¿Qué especies en peligro de extinción deberíamos abandonar a su suerte?.

Via: Cronica Verde

Que opinas?