Reutilizar, rehabilitar y reciclar en el hogar

Cualquier momento es bueno para recordar los problemas medioambientales que producen los “residuos sólidos urbanos” o los materiales de construcción.
Cumplir con la regla de las tres “R” (reducir, reutilizar y reciclar)puede no tener un impacto directo en el gasto energético de nuestras viviendas, pero sí en el consumo global y en la protección del medio ambiente.

Cada ciudadano del mundo desarrollado genera por término medio, 600 kg de residuos al año aproximadamente.
De ahí la importancia de practicar la regla de las tres “R” de puertas adentro de nuestra vivienda.
¿Cómo? Reduciendo o rechazando los envases o empaquetados no fácilmente conservables; reutilizando y sacando el máximo partido a los productos; y reciclando los materiales más proclives a ello, como son el vidrio, las latas, el cartón, el papel, el brick, etc.

A este respecto, algunos datos a tener en cuenta:

- El reciclado de papel disminuye el consumo de agua en un 86% y el de energía en un 65%. Por cada folio DIN A4 que se recicle, se ahorra la energía equivalente al funcionamiento, durante una hora, de dos bombillas de bajo consumo de 20 vatios.

- Por cada botella que se recicla se ahorra la energía necesaria para tener un televisor encendido durante tres horas.

Por otro lado, desde el punto de vista del mantenimiento de la vivienda, en caso de la realización de obras es muy importante la selección de materiales para minimizar el impacto medioambiental.

Para ello, se aconseja emplear materiales naturales o con ecoetiquetas (pinturas no tóxicas, por ejemplo), escoger los que menor mantenimiento requieran y mayor vida útil tengan, priorizar los reciclados y a la vez reciclables, incluso utilizar una puesta en obra que permita su separación selectiva en el momento de las obras.

Via: Pisos.com





QUIERES SABER MAS....

COMENTARIOS