Solo le bastó con una pastilla de éxtasis. Así quedó…

Las drogas son peligrosas No importa su cantidad. Y tomarlas implica riesgos. Eso es algo que todo el mundo debería saber. Sin embargo, en ocasiones, alguien puede quitarle importancia y pensar que «por una vez no pasa nada». Algo así debió pasarle a Amy Thomson, una adolescente británica que se ha quedado postrada en una silla de ruedas con graves lesiones neurológicas después de haber consumido una pastilla de éxtasis.

El vídeo de Amy, junto con sus fotos, se ha convertido en viral. Medios informativos por todo el mundo se están haciendo eco de su historia.

Amy, de 16 años, fue el pasado mes de junio a una fiesta en Glasgow, Escocia. En una casa, decidió tomar una pastilla de mdma o éxtasis –no son lo mismo aunque en muchas ocasiones se presentan como si tuviesen la misma composición química–. Después de consumir la sustancia Amy se derrumbó. Fue trasladada al hospital y allí permaneció en coma dos semanas.

Ahora padece daño cerebral y e vídeo que ha publicado para agradecer a sus amigos todo el apoyo recibido muestra las dificultades que tiene para articular sus palabras.

Aunque su cambio de aspecto ha preocupado a quienes han visto el vídeo, a través de la página de apoyo que crearon en facebook han explicado que su actual situación es sólo una fase y que Amy va a seguir luchando.

«Alguna gente habrá llorado, reído, o se habrá quedado impactada al ver el vídeo. Pero esto es lo que una pequeña pastilla puede hacerte. Amy no estará así para el resto de su vida, ella está tenidendo los mejores ciudados y apoyos. Quizá no sea capaz de hacer las cosas que hacía antes. Pero está segura de que estó no va a poder con ella, y si esto no abre los ojos a la gente que sigue tomando estas cosas… ¡No sé que lo podrá ser! (…)».

Fuente: Huffington Post