Taiwán sale al rescate de la flor nacional panameña en peligro de extinción

Taiwán salió al rescate de uno de los símbolos panameños, la flor del Espíritu Santo, una orquídea en peligro de extinción que científicos del país asiático pretenden multiplicar y mejorar usando técnicas in vitro en un laboratorio.

Taiwán aspira a mejorar genéticamente la especie y producir al año más de 3.000 ejemplares de la flor del Espíritu Santo (Peristeria elata), símbolo de Panamá que se asemeja a una diminuta paloma blanca con las alas abiertas.

La flor del Espíritu Santo, de color blanco marfil con manchas púrpura y pistilos de color amarillo, que habita en los bosques húmedos tropicales (y algunos aseguran que su olor se asemeja al de la cerveza), está en peligro de extinción por su sobreexplotación y la deforestación.

La extracción de la planta para comercializarla sin controles y el cambio en su hábitat por la deforestación son las principales causas del problema.

Además de la flor nacional, los taiwaneses también están multiplicando, mejorando y adaptando 27 híbridos de la orquídea mariposa (Phalaenopsis) para que pequeños productores puedan comercializar más de 7.000 ejemplares al año.