Toyota construye un auto que funcionará con energía solar y nunca necesitará recargarse

Al combinar los mejores paneles solares del mercado con las baterías más eficientes disponibles, Toyota, Sharp y NEDO (Organización de Desarrollo de Tecnología Industrial y Nueva Energía de Japón) se han unido para concebir un vehículo eléctrico que funcione con energía solar y que no necesite recargarse

Esto significa que el vehículo sería realmente independiente de las instalaciones de carga, superándose así uno de los mayores inconvenientes de los coches eléctricos: su escasa autonomía y la necesidad de que haya ‘gasolineras eléctricas’ cada pocos kilómetros para que el vehículo no se quede tirado. 

Superiores a los híbridos

Tanto los coches impulsados por hidrógeno como los híbridos estarían muy por debajo en prestaciones frente a un coche solar de estas características, sobre todo en lo tocante a coste y autonomía.

Debido al hecho de que las placas fotovoltaicas en las que están trabajando las compañías para hacer realidad este vehículo tienen solo 0,03 mm de espesor, como si fueran una fina piel, se pueden usar para cubrir una variedad más amplia de superficies, incluyendo áreas curvas en la carrocería del coche, además del techo, el capó y otras zonas.

Esto, sumado a una mayor eficiencia de las placas fotovoltaicas (la eficiencia es superior al 34 %, frente al 22,5 % del modelo anterior), permitiría que el vehículo se pudiera cargar mientras está en movimiento, algo que hasta hace poco era imposible. No en vano, su poder de generación de energía es de 860 watios.

Según el representante de NEDO, Mitsuhiro Yamazaki, si un coche así fuera conducido cuatro días a la semana por un máximo de 50 kilómetros cada día, no sería necesario recargarlo nunca más. Más concretamente, el vehículo circularía casi 45 kilómetros gracias a la carga en estático, una distancia que puede alcanzar los 56 kilómetros añadiendo la carga en movimiento.

Este nuevo modelo de Prius PHV superaría así al Lightyear One, un coche con placas solares en el techo que ofrece una autonomía de 400 km en invierno sin tener que recargar y hasta 800 km en verano. 

A pesar de que pudiera intuirse un exceso de optimismo alrededor de este proyecto, lo cierto es que falta poco para que este modelo se haga realidad. Sin embargo, estos vehículos no serían aptos para toda clase de carreteras: sobre todo en las regiones donde hay poco sol, aún dependerían mucho de las estaciones de recarga.

La energía solar supone menos del 0,2 % del total de la energía actual, esencialmente porque su captación y distribución resultan demasiado caras. Pero cada vez son más los avances en este terreno, aunque aún nos encontramos lejos de poder abastecernos solo con la energía del Sol. Sin embargo, si la tecnología sigue su curso, en unas décadas es posible que dispongamos de conversores mucho más eficientes de esa enorme fuente de energía que es el astro rey, así como de baterías más eficientes: hay que recordar que si la energía que el Sol produce en un solo segundo pudiera almacenarse, se podría satisfacer el actual consumo energético de los Estados Unidos durante los próximos millones de años.

Que opinas?