Turismo ecologico

ecot

Por: Andreína Monasterio. Si quiere que su periplo se convierta en una acción beneficiosa con el planeta, revise las opciones de destinos, transportes y hospedajes verdes. El turismo le debe mucho a la naturaleza. Y poco a poco comienza a retribuirlo. Desde avistamiento de ballenas hasta hostales ecológicos, los viajeros responsables con el medio ambiente tienen para escoger.

En Suramérica cobran fuerza muchas iniciativas, mientras que en parajes más lejanos como Nueva Zelanda, Suiza, Noruega y Suecia la práctica del ecoturismo se encuentra avalada por rankings internacionales como el Environmental Performance Index de la Universidad de Yale. La apuesta es por un cuidado esmerado del medioambiente, tecnologías sustentables y conservación de la flora y fauna.

Costa Rica, la pionera. Este país centroamericano se asocia con el nacimiento de la tendencia.

Su Sistema de Parques Nacionales protege regiones representativas de los distintos ecosistemas existentes en el país, que cubren casi 25% del territorio nacional.

Aquellos parques y áreas protegidas no son sólo lugares aptos para realizar caminatas y practicar la observación de la vida silvestre, sino que cuentan con sitios para la práctica de deportes especializados como el buceo, el surf y otras actividades al aire libre. La herencia natural de Costa Rica está constituida por sus especies vivientes de flora y fauna: cerca de 9.000 tipos de plantas con flor crecen en el país, incluyendo más de 1.300 especies de orquídeas.

Aproximadamente 870 especies de aves han sido identificadas, lo que constituye un mayor número de especies que las encontradas en Estados Unidos, Canadá y la mitad norte de México juntos. El país también alberga 209 especies de mamíferos, 383 tipos de reptiles y anfibios, alrededor de 2.000 especies de mariposas y al menos 4.500 tipos de polillas o mariposas nocturnas.

Brasil exuberante. Alberga destinos naturales que sorprenden. La enorme planicie inundada de Pantanal, en el Mato Grosso, es la llanura aluvial más grande del mundo. Parte de su territorio posee la categoría de parque nacional.

La actividad turística se reparte entre caminatas, cabalgatas, observación de aves y otros animales, paseos en bote y safaris fotográficos. .

En el estado de Pernambuco, se encuentra otra joya ecoturística: el archipiélago Fernando de Noroña, uno de los principales santuarios naturales del mundo. Las autoridades lo resguardan con mucho celo: el acceso a estas playas está limitado a pocas personas.

Por ejemplo, para visitar Atalaya es necesario obtener un permiso y sólo se les otorga a 30 personas cada día. En otras, como Buraco de Raquel, paraje con piscinas naturales en las rocas, sólo está permitida la contemplación. Quien visite el archipiélago debe cancelar un arancel por concepto de preservación del medio ambiente que depende de los días de estadía.

Uruguay natural. Los bosques y playas de esta nación sureña no se asemejan a los paisajes caribeños, pero encantan por los bellos atardeceres en su cielo impoluto.

El avistamiento de la ballena franca, en los departamentos de Rocha y Maldonado, es una de las principales atracciones.

La Observación para la Conservación de Cetáceos de Uruguay posee un proyecto que permite contemplarla y buscarla, desde puntos debidamente certificados con buenas prácticas ambientales, de julio a noviembre.

La Isla de Lobos y las costas de Cabo Polonio (Maldonado y Rocha, respectivamente) albergan las mayores poblaciones de lobos marinos en el planeta.

En Venezuela fundaciones conservacionistas y empresarios turísticos han unido esfuerzos para lograr actividades que incentiven el cuidado de la vida silvestre.

Las Ecoposadas del Mar, distribuidas entre Paria y el pueblo de Osma, en Vargas, son un reflejo del equilibrio entre disfrute y responsabilidad con el entorno. “Tratamos de acoplarnos a los lugares”, asegura su gerente de relaciones institucionales, María Eugenia Ossott.

En la Posada Sietemares (Vargas) cultivan 7 tipos de plantas, entre ellas varias de frutos cítricos y árboles nim. Se espera, en un futuro, trasladar sus retoños hasta el Jardín Botánico de Caracas.

Tienen planes de conservación como la protección a las tortugas de Paria que acuden a desovar a las playas Cañaveral y Pui Pui. También auspician la fundación Thomas Merle, que forma a niños y docentes en el área del reciclaje y la preservación.

Carolina Quintero, guía y miembro de la sociedad conservacionista Audubon, tiene en proyecto una guía de las especies más comunes en Táchira, inspirada en una publicación similar sobre avifauna de la laguna de Unare (Anzoátegui).



PUBLICIDAD



Comparte este artículo

      
Home » Ecologia, Vivir verde » Turismo ecologico
Mas acerca de...     , , ,


QUIERES SABER MAS...

Diario Ecologia en tu email:

   



Ahora en portada

PUBLICIDAD