Una niña regala a su padre dos conchas sin saber que contenían dos de los peligros mas mortales del planeta

Un padre australiano se llevó el susto de su vida cuando descubrió que dentro de unas conchas marinas se encontraban dos ejemplares de pulpos de anillos azules, una de las razas más venenosas del mundo. El hombre mantuvo a uno de los animales pegado a su pierna durante más de un cuarto hora sin conocer el peligro de esta especie. Su hija se encontró ambas conchas en la playa de Quindalup (Australia Occidental). 

Lo que empezó como un entrañable gesto podría haber acabado en tragedia. Sophie Pix, de 11 años, regaló a su padre dos conchas que había encontrado en una playa de Quindalup (Australia Occidental) sin saber que en su interior habitaban dos de los ejemplares de pulpo más peligrosos del mundo por el veneno que desprenden.El padre, Aaron Pix, aceptó de buen grado el ofrecimiento de la pequeña y se guardó ambas conchas en el bolsillo para llevarlas después a casa y poder lavarlas.Su sorpresa fue mayúscula cuando, al colocarlas bajo el agua, descubrió a un pequeño pulpo dentro. Tras el primer susto, se percató de que tenía a otro de ellos en su bolsillo, con los tentáculos extendidos en su pierna“Debió haber estado en mi pierna durante 15 o 20 minutos”, declaró el hombre ante el diario ‘The West Australian’.Un periodo de tiempo que pasó sin saber que se trataba de dos pulpos de anillos azules, una de las razas más venenosas del mundo cuyo mordisco, además, no causa el menor dolor a los humanos. Es decir, que una persona puede ser mordida por uno de estos animales e infectarse del veneno sin siquiera darse cuenta: “Es bastante aterrador pensar que pude haber sido mordido y morir frente a mis hijos”.

Fuente: The West Australian’