Volcán submarino en el Caribe tiene en alerta a las autoridades por su creciente actividad sísmica, con riesgo de tsunamis en las costas atlanticas de América

000147

Es uno de los volcanes más activos del Caribe, pero su creciente actividad sísmica ha alertado a las autoridades.

El gobierno de Granada ordenó el lunes a las embarcaciones que navegan por la zona mantenerse alejadas del volcán “Kick ’em Jenny”, ubicado a ocho kilómetros de la costa norte de la isla más grande de las que conforman el país.

Las autoridades sismológicas aumentaron el mismo día la alerta de amarilla a naranja, lo que significa que podría ocurrir una erupción.

Por esta razón, el gobierno de la isla impuso una zona de exclusión de cinco kilómetros alrededor del volcán.

La alerta continúa vigente y las autoridades monitorean de cerca el comportamiento del volcán, informó Oslyn Crosby, portavoz de la Agencia Nacional de Manejo de Desastres de Granada.

Crosby explicó que las actualizaciones sobre su actividad las envían desde el Centro de Investigación Sísmica de las Indias Occidentales (SRC, por sus siglas en inglés), en Trinidad y Tobago.

El profesor Richard Robertson, de ese centro, dijo que no se descarta la posibilidad de que la creciente actividad sísmica pudiese desencadenar un tsunami implicando un peligro inminente para la región.

El volcán está en la ruta de navegación entre las islas de San Vicente y Granada.

El “Kick ’em Jenny” se eleva 1,3 kilómetros sobre el fondo del mar en una empinada ladera de la cordillera de las Antillas Menores.

Ha entrado en erupción al menos una docena de veces desde que fue registrado por primera vez en 1939, sin que haya habido reportes de muertes.

En 1939, una nube de ceniza de 270 metros de alto se elevó desde la superficie del océano cuando el volcán hizo erupción.