¿La vejez disminuye el cambio climático?

Un nuevo estudio realizado por el demógrafo Emilio Zagheni del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica en Rostock (Alemania), que analiza cómo podría afectar el cambio climático, constata que los estadounidenses producen una cantidad de CO2 que va aumentando progresivamente desde los 10 años de edad hasta los 65, llegando al pico máximo de 14,9 toneladas por habitante al año.

Pasada la jubilación, la cantidad desciende a 13,1 toneladas hasta los 80 años. No hay datos disponibles después de esta edad, pero se estima que las emisiones podrían bajar aún más.

Zagheni calculó qué cantidad de dólares de promedio se gasta un residente de Estados Unidos en productos y servicios (incluida la electricidad, gasolina y transporte aéreo) en las diferentes etapas de edad. El resultado fue que los adultos de mediana edad utilizan el coche y el avión con más frecuencia que los jóvenes y, por lo tanto, gastan más y consumen más energía. Por el contrario, los ancianos dedican más dinero a los servicios de la salud, que generalmente producen bajos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Qué clase de impacto tendrá esto sobre el cambio climático?
El estudio constata que el impacto en el clima será significativo ya que, respaldándose en los documentos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, habrá un aumento de la esperanza de vida americana, pasando del promedio de 78,3 años actuales a los 83,1 en 2050. Sin embargo, el estudio no prevé que los beneficios positivos del clima aparezcan a corto plazo, en parte debido al ‘Baby Boom’ que tuvo lugar a medianos de los 90, y que será el grupo de edad con el nivel más alto de emisiones por cápita, teniendo en cuenta que un gran número de ellos no llegará a los 80 años hasta después de 2030.

En este sentido, Zagheni asegura que la reducción de emisiones de CO2 y sus beneficios a corto plazo dependen de la cantidad de energía utilizada por los estadounidenses, así como de los avances tecnológicos, pero estos aspectos el estudio no los tiene en cuenta. En cualquier caso, «sería muy positivo si la electricidad pudiera ser generada y distribuida con menos emisiones», según Zagheni

Via: CompromisoRSE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba