2010 un año negro en el golfo de México

Por: MARLENE TESTA
El 2010 será recordado como un mal año para el medio ambiente. No se alcanzaron las metas para reducir la pérdida de la biodiversidad ni para revertir el cambio climático. Sumado a ello, miles de vidas se perdieron por desastres naturales.

Para colmo, la explosión de una plataforma de petróleo de la compañía British Petroleum (BP) en el golfo de México el 20 de abril provocó el mayor desastre ecológico en la historia de los Estados Unidos. Es un golpe bajo al medio ambiente.

Cinco millones de barriles de petróleo fueron vertidos en el océano. Aves, tortugas marinas, peces, delfines, crustáceos y un sinfín de especies perecieron, producto del catastrófico derrame en el océano.

Las huellas del desastre eran evidentes en las costas de Luisiana, Misisipi y Texas. El alquitrán se palpaba a simple vista. El propio presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, viajó hasta estas para verificar la magnitud de la catástrofe.

La fuga de petróleo fue taponada totalmente en el mes de septiembre; es decir, casi cinco meses después del accidente. Sin embargo, el impacto del petróleo derramado podría durar por lo menos medio siglo; es decir, cincuenta años, según los científicos. Y una estela alojada en el fondo del mar permanecerá allí por lo menos una década. Las implicaciones de este accidente no serán solo locales. ‘La contaminación viaja a través de las corrientes marinas a otras regiones’, afectando la biodiversidad.

Los desastres aumentarán en los próximos años. Estos son producto del cambio climático del planeta. El panorama no es bueno. El futuro del planeta no es pro metedor para los humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba