7 consejos para ser un turista responsable y minimizar tu huella de carbono al viajar

Según el informe ‘Top Countries for Sustainable Tourism’, el 66’4% de las personas que viajan quieren tener un impacto medioambiental positivo. La sostenibilidad ha irrumpido también en la demanda turística de los consumidores y en la adopción, por parte de las empresas del sector, de medidas que contribuyan a un desarrollo sostenible. Si entre tus opciones está la de viajar de manera consciente, sigue alguna de estas recomendaciones.

 Reconstruir un modelo renovable, que nos guíe a recorrer lugares sin que aumente la temperatura del planeta es posible con la cooperación entre personas, gobiernos, empresas y entidades financieras. El viaje con destino a la sostenibilidad ya ha comenzado.

Cómo viajar de manera sostenible

¿Quieres ser un turista responsable y minimizar tu huella de carbono al viajar? Aquí encontrarás alguna pauta con la que reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2):

  1. Lo primero a la hora de viajar es la elección del transporte. El tren es la mejor opción: en un mismo trayecto, las emisiones de CO2 generadas por pasajero son casi 10 veces menores en comparación con el avión y unas seis veces menores respecto a un coche de combustión. Si al contrario de Greta Thunberg no puedes evitar el avión, selecciona vuelos que ofrezcan programas de compensación con proyectos sostenibles.
  2. Alojarse en un establecimiento responsable evita los impactos negativos con el medioambiente y el entorno. Esto implica un crecimiento sostenible con medidas como el uso en la construcción de materiales reciclados o arquitectura bioclimática, productos de limpieza biodegradables, reducción de residuos, alimentación local, trabajadores de la zona con condiciones laborales dignas y la utilización a ser posible de energías limpias.
  3. No todo depende del alojamiento: tú también tienes una gran capacidad de acción de manera individual. Por ejemplo, se puede evitar el despilfarro de agua usando la toalla más de un día, o moderar el consumo de energías controlando la calefacción y el aire acondicionado.
  4. Respetar el entorno de la zona es clave a la hora de viajar. Puedes disfrutar plenamente de la naturaleza sin inferir es su estado natural.
  5. Presta atención a lo que consumes. Aunque a veces sean una opción muy cómoda para moverse por el mundo, evita los productos sobre-envasados, así como generar residuos de usar y tirar. Recuerda también que el reciclaje se puede seguir practicando allá donde vayas.
  6. Apoya la economía local con un consumo responsable. Promover los pequeños comercios es una oportunidad para impulsar el empleo, darle prosperidad a la zona que visitas y mejorar las condiciones laborales de las personas locales.
  7. Respeta las tradiciones y costumbres de los habitantes del lugar que elegimos visitar e impulsa su cultura.

Añade estos hábitos a las acciones que ya practicabas y llévate de viaje las 7R que resumen la economía circular: rediseñar, reducir, reutilizar, reparar, renovar, recuperar y reciclar.

Ir arriba